El maquinista que abandono el tren en Chillar




Que un maquinista abandone un tren de pasajeros es una noticia que Rippley el creador de la famosa serie “Crease o no”,hubiese atesorado en su colección de notas insólitas de haber tomado conocimiento.A todas luces, fue un hecho insólito e incomprensible,tanto para los pasajeros que fueron los afectados directos, como para el jefe de Estación que tuvo que dar respuestas sin tenerlas y además, arbitrar soluciones.El hecho ocurrió a mediados de los 40,época en que, quién pronto asumiría los destinos de la Republica, desde su puesto al frente de la Secretaria de Trabajo y Previsión ponía en vigencia leyes que contemplaban nuevos derechos para los trabajadores, qué en algún caso distendió un poco la disciplina laboral,merced a alguna interpretación muy particular de los reglamentos;además,ya se estaba perfilando el futuro de los FFCC que pronto pasarían a la órbita estatal.Dos veces a la semana,martes y jueves,un tren de pasajeros y encomiendas hacía el recorrido de Azul hacia Tres Arroyos,con regreso al día siguiente.Ese jueves luego de partir de Azul y recalar en las estaciones intermedias,de Lazzarino,Arroyo de los Huesos,Pablo Acosta y Martín Fierro,ésta si duda,la mas importante por su proximidad a la Estancia San Ramón de Anchorena,con rápidas detenciones en las tres primeras, un poco mas larga en la última y luego de recorrer el ondulado paisaje de las estribaciones serranas,se produce la llegada a Chillar, aquí la detención es mas prolongada,hay mayor movimiento de pasajeros y encomiendas y además la locomotora debe “tomar agua”,hacia allá de dirige,al completar la carga,el retroceso de la locomotora,lo hace por la vía paralela, para hacerlo el cambista debería haber conocido sus intenciones y facilitar la maniobra.En el andén muchos se preguntan ,”¿y éste? ¿qué hace?”,hasta ahí,nada hacia presagiar el inesperado final, podría ser que hubiese algún inconveniente en el enganche y el maquinista decidiera ponerse detrás del ultimo vagón, para que la locomotora empuje,no era algo común, pero tampoco una rareza,sin embargo segundos después la locomotora toma la vía principal,acelera y a toda velocidad,marcha atrás ,desanda el camino que momentos antes había recorrido.Los murmullos se acrecientan y poco a poco,se transforman en voces que se elevan y los reclamos con su carga de indignación no se hacen esperar,ahí esta el jefe de Estación para hacerles frente e informar,que el maquinista había cumplido con su horario y por eso había regresado a su lugar de asiento: Martín Fierro. Luego de una larga espera de mas de tres horas , tras el aviso a la superioridad por parte del jefe de estación sobre el problema planteado otra locomotora,proveniente de Azul, se engancha y ya en plena noche,el convoy reinicia su camino hacia el destino final previsto:Tres Arroyos.¿Fin de horario?.Al fin de cuentas,sí fué un problema de horario,era un día jueves y como tal en esos tiempos día de cita.Parece ser que en Martín Fierro, residía una joven y bella morocha,que había calado hondo en su corazón y ella,sin duda, fue la causa motora que llevo al maquinista a preferir ir a su encuentro aunque ello importara dejar varado un tren y hacerse acreedor a una dura sanción.No hubo mayores noticias sobre su posterior destino,pero el hecho seria comentario obligado, por mucho tiempo, entre los vecinos de Chillar.-

Original Ceremonia de Casamiento en Chillar

Decir que el casamiento es un hecho trascendental en la vida de los contrayentes, que recordarán ese acto y atesorarán sus testimonios por el resto de sus vidas ,es caer en un lugar común.Sin embargo, no es habitual que el recuerdo de ese hecho permanezca por años en quienes fueron ocasionales testigos o que, ante la sola mención de sus protagonistas,inmediatamente surja el recuerdo de ese feliz acontecimiento,como lo es en el caso de este relato.La estructura del acto del Casamiento en esencia se mantiene:La Ceremonia del “Civil”,la Ceremonia Religiosa,la Fiesta y el viaje de Luna de miel.Los usos y costumbres,como es lógico se han ido modificando a través del tiempo.Comenzando por la elección de la fecha.Por esa época ,el destino y horario del tren de pasajeros solía ser determinante para ello, así, una mayoría, solía tomar los días miércoles y jueves o jueves y viernes, dónde en el primero se celebraba la ceremonia por Civil y en el segundo la ceremonia Religiosa,en horas del mediodía para poder tomar el tren de la tarde,una vez finalizada la fiesta familiar, rumbo al destino elegido.Por entonces, una regla no escrita,obviaba el uso de los ómnibus para este particular acontecimiento.Quienes tenían mayores posibilidades económicas ,eran los menos, podían gozar de un traslado en automóvil hacia alguna ciudad vecina, primer escalón del soñado viaje de Luna de miel.En el otro extremo, no eran pocas las parejas,para quienes el viaje era solo hasta al lugar de la nueva residencia,sea en la propia localidad o en el campo.La Ceremonia Civil, sólo convocaba a un circulo muy íntimo, mientras que la Ceremonia Religiosa,era un acontecimiento social de amplia convocatoria,que se daban cita, convocados por las participaciones hechas llegar vía correo,entregadas en mano a familiares y amigos mas cercanos y/o por los obligatorios avisos parroquiales en las misas dominicales.El vestido blanco de la Novia,era,como en toda época, un elemento imprescindible,Novio,Madrina y Padrino,con las mejores galas.Un ojo avizor, podía detectar,que los bolsillos del saco de Padrino estaban algo caídos, no era para menos,en uno llevaba las monedas y en otros los confites que, so pena,de ser apostrofado por la gente menuda de “Padrino pelao”,llegaba bien provisto para lanzarlos al aire en el atrio,a la salida de la ceremonia,para ser recogidas por chicos y grandes.Los confites,muy esperados,eran los típicos cilíndricos, que en su interior,una vez disuelta la capa exterior,aparecia un rollito de papel con una cuarteta, humorística o de buenos deseos.Simpatica costumbre que tiempo después le llegaría la prohibición por obvias y atendibles razones higienicas.La Fotografia,rudimentaria,las maquinas de cajón y el flash a magnesio,era propios de la epoca.Aquellas parejas que deseaban mayor sofisticación, solían llevar en sus valijas la vestimenta de ese acto y aprovechando el viaje de luna de miel, concurrían a un Estudio Fotográfico, para dejar impreso con un toque artístico, tan magno acontecer.Por entonces el automóvil era el medio de transporte usual ,que Novios y Padrinos,usaban para llegarse hasta el Templo,si el tiempo o la estación era propicia,la Novia, podía llegar en un descapotable o en una “voiturete”,tan comunes en esa epoca.Esto ultimo,al personaje que este relato recuerda lo tenia sin cuidado.Don Maidana,de él se trata,era una persona de condición humilde,muy conocida y apreciada,quedo en el recodatorio pueblerino,por utilizar como medio de transporte los propios que Dios le había dado,complementado con un aditamento original.De manera que ,allá por fines de los años treinta,luego de concentrarse,en casa de la novia(cuyo nombre se ha perdido)padrinos,familiares y allegados,iniciaron el recorrido a pie,acompañando a los Novios, en dirección al Templo,siendo precedidos por una persona que con su mortero,iba detonando de tanto en tanto sendas bombas de estruendo,poniendo sobreaviso a toda la localidad,del acto que momentos después tendria lugar .Asi hasta llegar al frente del Templo,donde el Pbro. José Carballo,alertado,los esperaba,recibiendolos en el atrio, para luego ingresar todos juntos y celebrar el feliz acontecimiento.Esa originalidad, que no se repetiria, mantendría vivo por años el recuerdo del casamiento de Don Maidana.-

Un tropiezo en la Educacion Secundaria

La Educación Secundaria en Chillar era un sueño de larga data,si bien las iniciativas para su concreción recién tomarían impulso a partir de la década del 50.Por entonces no tenia el mismo significado ni la importancia que la Educación Secundaria adquiriría en los años venideros o como la tiene hoy.Por esos años los índices de alfabetización eran relativamente altos,pero no todos completaban el ciclo escolar primario ni la oferta de éste era completa,la Escuela Nacional N° 101 tendría que esperar hasta 1952 para cumplir con el ciclo primario completo,que por muchos años,desde su creación, solo llegaba hasta el cuarto grado.En ese contexto la Educación Secundaria solo era accesible para quienes disponían de medios económicos para enviar a sus hijos a colegios de ciudades vecinas en condición de pupilos,el Colegio San José de Tandil y el Colegio de la Inmaculada Concepción de Juarez,fueron,sin ser excluyentes, los principales destinos para varones y niñas respectivamente.Mientras otros lo hicieron en otras ciudades de donde no pocos no retornarían a Chillar.No obstante lo reseñado, habia un espacio intermedio, brindada por la Parroquia, invalorable foco de irradiación Religiosa y Cultural, donde por iniciativa y dedicación personal del Pbro. José A.Carballo, Maestro (así con mayúscula) sustituto por vocación, supo brindar apoyo complementario a la educación primaria a muchas generaciones de jóvenes que así pudieron rendir libre en colegios de ciudades vecinas o adquirir los conocimiento básicos contables (Teneduría de Libros, entonces) con lo cual pudieron afrontar con éxito las responsabilidades emergentes mínimas que todo emprendimiento comercial exigía en la época.
La llegada de un nuevo Párroco tras el fallecimiento del Pbro. Carballo, reaviva la necesidad de contar con la educación Secundaria.El Pbro. José Giunta, coordina la inquietud, a la cual se suman destacados vecinos ,encabezados por el Dr Horacio Ferro y maestros, con la finalidad de interesar a la autoridades educativas, algo que iba a llevar su tiempo.Concientes de ello, decidieron ir avanzando por lo cual se resolvió crear el Colegio Secundario Libre "Jose M.Estrada" que sin estar reconocido, al menos permitía a sus concursantes al finalizar el ciclo, rendir como alumnos libres en el Colegio Nacional de Azul.Asi bajo la Dirección del Pbro. José Giunta, en los primeros días de marzo de 1954, en el aula existente en la casa Parroquial (más tarde absorbida por el salón), se da inicio al ciclo lectivo dictado por:
Pbro. José GIUNTA: Religión-Cultura Ciudadana
Sra. Clara Lavoratto de FRATANTUENO: Botánica y Química
Sra. Cyra G.de ZUBILLAGA: Matemáticas-Castellano
Srta. Maria Concepción MINGARRO: Historia Antigua-Cultura Musical
Srta. Sara GASSARI.: Idioma Ingles
Dr. Horacio FERRO: Geografía Universal
Es de estricta justicia,mencionar,el esfuerzo desinteresado y de buena fe de todos quienes impulsaron la iniciativa,como también el invalorable aporte que realizaron los docentes, asumiendo la responsabilidad del dictado de clase “ad.honoren”,sin recibir ni pedir contraprestación material alguna.
Los alumnos concursantes fueron los siguientes:
ALVARADO, Mario-.BULIAN, Norma E –COUSSEAU Luisa- FANTAGUZZI, José Maria- KACSAN, Elsa – LOHIN, Américo – MAIZ Hilda-NAPOLI, Rodolfo – PARIS, Enrique – PINI Raul-SILVAGNI y el Dr. Horacio FERRO concursante de las Clases de Ingles.
Debo destacar la valiosa ayuda de Rodolfo Napoli, sin cuyo concurso me hubiese sido imposible completar nombres y apellidos de profesores y alumnos.
El ciclo se desarrollo con normalidad hasta mediados de octubre de ese año en que un imprevisto suceso, hizo que el ciclo terminara abruptamente.Un hecho protagonizado por un grupo de docentes,ajeno al ámbito que se recuerda y que visto hoy seria casi trivial e intrascendente, mereció un párrafo critico en el sermón dominical,ello terminó por herir sentimientos y dividir las aguas.Asi las posturas se tornaron irreconciliables,lo cual termino por provocar el retiro de los docentes involucrados,al no ser satisfechos sus reclamos y eso significó el final anticipado y no deseado del ciclo,iniciado con tanto esfuerzo y dedicación,sumando una frustración que recién años después,con la genuina y efectiva habilitación de la Educación Secundaria, sería superada.


Construccion de la Escuela Secundaria

¡ Tragico duelo entre policias !

¡ Tragico duelo entre policias !

La desaparición simultanea de los protagonistas puso un velo de misterio sobre las reales causas que los llevo a un enfrentamiento que acabaría con la muerte de ambos.Se hablo de pasiones y de polleras,nada pudo saberse,al menos con certezas.Por supuesto, ello no dejo de incentivar la imaginación de muchos,como era de esperarse, mas por tratarse de un hecho extraordinario acontecido en un pueblo chico.El Misterio fue acrecentado por que ambos eran Agentes de Policia,que prestaban servicio en la Subcomisaria local y, el hecho tuvo lugar en la vía pública, ambos vistiendo su uniforme y portando el arma reglamentaria,de manera que tuvo que ser una cuestión muy importante que exacerbara las pasiones hasta un limite impensado e incompresible para los demás.Todo sucedió en la Calle San Martín, entre 9 de julio y Cortazar,escaso transito y escasos son los transeúntes,la Herrería de Cousseau en plena tarea,mas allá la Sociedad Española,la Tienda de Said Atúe y la carnicería de Duarte,en la esquina el escritorio de Don Pelayo Rodríguez,por el frente la ferretería de Sanllorenti,el almacén de ramos generales “El Colono” de Rabago,la sastrería de Boca y en la esquina la confitería “Las mil Delicias” completa la nomina de negocios,todo muy tranquilo,hasta que sendos disparos sacuden la tranquilidad del ambiente pueblerino, quiénes se asoman,ya solo ven dos policías tirados ,uno frente a lo de Rabago y el otro calle por medio casi enfrente de la Sociedad Española,uno fallecido y el otro herido de gravedad,agonizando, trasladado a Azul, fallecería en el camino.-
Ambos casi al unísono,sin testigos ni padrinos que impusieran reglas,se baten a duelo, habían sacado sus armas reglamentarias y hecho fuego uno sobre el otro, calle de por medio,al mejor estilo de las películas del “oeste norteamericano”.Como único y mudo testimonio de ese acto quedaría por mucho años un orificio que uno de los proyectiles provocara en una de las vidrieras del local de Ramos generales de Dn Jesús Rabago.-

Policias precavidos

Policias precavidos
Juan Catalino Domínguez,mas conocido por su segundo nombre, que había nacido en Rauch, fue un personaje casi de leyenda y su recuerdo de terror y muerte se esparció por una vasta zona de la Provincia de Buenos Aires.Entre Dolores y Mar del Plata, cargó con cinco muertes, dos en la primera y tres en la segunda, espaciadas ellas, por años de búsqueda y persecución policial, éstas dieron sus frutos al lograr aprehenderlo en Mendoza, hasta donde se había llegado, de allí custodiado por la Policía era conducido hacia Dolores. Al llegar a la zona rural de Pergamino, pidió permiso a los guardias para hacer sus necesidades en un maizal, a la vera de la ruta, accediendo estos. Una vez dentro del maizal, se escapó corriendo entre el sembrado.Por casi tres años su fuga acrecentaría la leyenda,mientras la burlada Policía por todos los medios trataba de localizarlo.Los relatos sobre sus asesinatos y fuga eran la comidilla de nuestros mayores,potenciado en esos tiempos por el  asesinato de un vecino de nuestra localidad  con ribetes macabros ocurrido en una estancia cercana , San Ramon (julio de 1947) mas que suficiente para aterrorizarnos,no pocas veces dormíamos con la cabeza bajo la almohada,despertándonos sobresaltados entre sueños creyendo ver a “Don Catalino” merodeando en las cercanias.Si lo nuestro eran sueños,las denuncias de su avistaje en distintos lugares,se le parecían, pero servían de alerta a la policía, impotente para localizarlo.Es así como la Policía de Chillar recibe una alerta desde Tandil,aparentemente,”Don Catalino”,a tomado el tren que se dirige a Olavarria,en la Estación de Vela(Maria Ignacia) y solicitan se lo intercepte cuando el tren se detenga en la Estación de Chillar.Es de suponer que la Policía, no estaba abstraída de los sentimientos que imperaban en la población de la zona,”Don Catalino” era un sujeto de temer,no era cuestión de jugar con él.Hicieron de tripas corazón y se decidieron afrontar el desafio,desempolvaron los cinco fusiles Mauser,que estaban en el armero de la Guardia,Dios sabrá si alguna vez se ejercitaron con ellos,se ajustaron las cananas en la cintura con la municion,se pusieron el fusil al hombro y habiendo coordinado todas las precauciones a tomar iniciaron la marcha a pié hacia el objetivo.

La lógica elemental,diria que se dirigieron a la estación de FFCC.Pero, como habían dispuesto ser precavidos y ¡vaya si lo fueron!,se dirigieron hacia ...¡¡ el Matadero ¡!,que como todo chillarense sabe,por esos tiempos no había lugar mas distante de la Estación.Nunca se constató si realmente “Don Catalino” iba en el tren o no.Tiempo después seria noticia,un triple asesinato en Mar del Plata lo tenia como autor y un 18 de abril de 1948 en la mañana, en el campo "La Espadaña" de Gral. Madariaga, una partida policial integrada por 7 uniformados al mando del Comisario Enrique Cavanna, se enfrentaron con Juan Catalino Domínguez, quién los enfrentó con un winchester hasta caer muerto,terminando con sus macabras correrías, pero no con su leyenda.-

¿De Quién es la Plata?

¿De Quién es la Plata?

Temprano, por las mañanas,supo estar él,en mas de una oportunidad,sentado en el cordón de la vereda ,sosteniendo su cabeza con sus dos manos, con cara de preocupación y la expresión de alguien que a pasado la noche en vela,”Hermano,hace dos días que no como,estoy seco”,solia decir , Don Carlos,el “Timbero” y la timba era su trabajo. Cuando sus bolsillos flaqueaban, siempre había alguien dispuesto a darle una mano, dado que él como buen jugador era cumplidor cuando aparecía la racha favorable.El vivía de ello, a veces mejor, otras peor, un día entró en racha ganadora sostenida y ello le permitió terminarse su casita y vivir razonablemente bien.
“Don Luiggi” era un importante exponente de la Construcción, a su cargo estuvieron muchas obras que contribuyeron a engrandecer el pueblo, por esos años en permanente crecimiento, donde muchos fueron los que trabajaron y aprendieron el oficio a su lado .”Don Jorge,vendi el auto, prepáremelo que lo van a venir a buscar ”, mas tarde seria el turno del “cámion” (asi lo pronunciaba Don Luiggi), que también había “vendido”, Don Jorge, ya sabia que la venta no era tal, era el “pago” de las deudas contraidas en el juego. La noticia “mañanera”,¿”se enteró Don? hubo redada policial anoche, están presos Fulano, Mengano, el Doctor tal y cual”.Como el Doctor era conocido, uno no podía menos que preguntarle ¿Por qué fué Doctor?, riéndose, mientras meneaba la cabeza respondía,”Por infracción a la Ley Numero tal” (ley de juego clandestino).Todo ello nos mostraba la otra cara del juego que de ninguna manera acontecía en los lugares habituales, dónde,diariamente después del almuerzo,hasta el horario de apertura de los comercios y/o a partir de la tardecita hasta la hora de la cena,se jugaban interminables partidas de mus,truco etc, sólo por los porotos, por el copetin,por la “vuelta” o por el honor,donde no podía faltar algún altercado ,que las cartas fueran a parar al piso, más como efecto de alguna copita de mas que por las contingencias del juego en sí y/o que derivara en un juramento de no jugar mas con los contendientes habituales,algo que al día siguiente, sería olvidado por todos. En cambio, lo otro,al estar infringiendo la ley, transcurria en la clandestinidad.Eran participes una selecta concurrencia de habitués al juego de reconocida solvencia y posición social,lo cual contribuia a mitificar los montos o la calidad de los bienes que supuestamente pasaban de una mano a otra.La trastienda del Cub Social era el lugar preferido,en cuyos fondos un rebaje en la pared divisoria permitía el escape hacia la Plaza a traves de una casa vecina en caso de “alarma”por la presencia policial,no siempre anticipada y en ese caso la redada era inevitable, siempre realizada por una comisión Policial llegada desde Azul ,que solía caer subrepticiamente no solo para sorprender “in fraganti” a los jugadores si no también para constatar que la Subcomisaria estuviera en orden. Así, un dia de semana,pasada la medianoche llegan a la Subcomisaria,para encontrar al “guardia” durmiendo a pierna suelta,ni cuenta se había dado de la presencia de la Comisión, que de allí se dirige al Club sorprendiendo a los jugadores en plena tarea.¡Que nadie se mueva,manos fuera de la mesa! , la primer orden, ¡Todos contra la pared! , y allí queda la mesa cubierta de cartas y de billetes de numeración elevada, ¿De quien es la Plata?...¿?.. ¡Repito! ¿De quien es la Plata?...¿? , ¡Ajá! Con que,¿ no es de nadie?,¿no?, entonces,si no es de nadie, ¡es NUESTRA!.Si nadie era dueño de la plata, no había infracción, sin ésta no había detenidos. Así finalizaba la cuestión por esa noche y Tutti Conttenti,.

De Carreros y Bolseros



La cosecha está en pleno avance,los galpones de cargas de la Estación de FFCC abarrotados de bolsas de cereal,trigo en su mayoria,a su vera las estibas se levantan una tras otra a lo largo del andén, mientras los vagones ordenados en la víspera, tras intensas maniobras de la locomotora y el cambista,según los destinos,esperan ser cargados.Con el amanecer los alrededores va tomando vida,carros,chatas y camiones están desde el día anterior esperando ser descargados.Los carreros, se ocupan de dar la ración de avena a sus caballos en los corrales improvisados con lazos .Son una especie en extinción, resisten el embate del camión, sin embargo lenta e inexorablemente perderán la batalla y en no mucho tiempo desaparecerán de la escena.


Los camioneros,(unos pocos,el resto está en el pueblo)duermen un rato mas,sus camiones son modelos de preguerra,(la guerra reciente ha impedido renovar el parque)chicos y medianos, todavía andan los Ford T,Ford A,Dodge ,Chevrolet (todos con sus motores de cuatro cilindros)algún Ford ocho o Chevrolet seis,con sus cargas de apenas unas pocas decenas de bolsas, más potentes el Internacional o el GMC los van dezplazando.Mas allá, linyeras y bolseros golondrinas han dormido a la intemperie,al lado de alguna alcantarilla o debajo de algún vagón.Poco a poco se van formando distintas ruedas de mate, en algunas el churrasco mañanero o el sobrante de la noche acompaña,hay que alimentarse bien,un duro y pesado trabajo los espera.Las ruedas se van agrandando en la medida que los bolseros locales van llegando y se van sumando a ellas.Todos vienen con el monito al hombro, ahí traen la vianda y la bebida,ésta en las botas de lona o botellas de dos litros,envueltas en arpillera, mojada mantendrá el vino y soda, mitad por mitad,fresco casi al nivel de una moderna heladera.Es un ambiente de camaradería, el trabajo los une y el trato es igualitario.Los linyeras y golondrinas son desconocidos,pero se respeta el silencio, nadie pregunta quienes son ni de donde vienen,se espera que de “motu propio” ellos lo hagan saber.Mientras comparten el mate,algo que no se le niega a nadie y las vivencias del momento, esperan que el día despunte y llegue el capataz, quién distribuirá y ordenará las tareas de carga y descarga según corresponda,dando prioridad a los bolseros locales y luego completará las necesidades con “linyeras y golondrinas”,en total superarán largamente el centenar.Otros madrugadores merodean, todavía en penumbras,son hombres,mujeres y niños,que vienen a recolectar el cereal desperdigado por el suelo,por perdidas o averías de bolsas,(p’las gallinas),escoba y palita en mano embolsaran y luego llevaran al hombro o en carretilla,lo hacen bajo la atenta mirada del sereno que acompañado de sus perros, vigilará atentamente pues nunca falta algún “vivo” que perfore alguna bolsa poniendo en peligro la estabilidad la estiba.


El sol se eleva por sobre el horizonte y con él , los responsables de las tareas uno a uno van llegando,el Capataz de los Bolseros,personal del FFCC,el Recibidor de granos,personal de la Cerealera que verificara los envíos y la “autoridad” el Policía de ronda.Los carreros se dirigen a atar los caballos a sus carros y chatas.El Capataz reúne a todos los bolseros y va formando las cuadrillas,unos destinados a la descarga de carros y camiones y otros a la carga de los vagones de FFCC.Los motores comienzan a rugir,los camiones se dirigen a tomar su lugar en la fila,los carros en otra.En la medida que la mañana avanza el numero de camiones y de carros aumenta,entre éstos últimos no faltan las populares chatas “rusas” ,con un capacidad de sólo unas pocas decenas de bolsas,pero ágiles y rápidas, arriman el trigo de los campos mas cercanos. Pronto la actividad esta en pleno apogeo.Momento en que aparece Don Ciappina,con su canasto lleno de tortas y pizzas,(fue un pionero de ésta ultima).La tarea del bolsero es sacrificada,no hay cintas trasportadoras y las “mulas”(escaleras de madera) escasean,apenas algún tablón para subir cuesta arriba al vagón.Recibir la bolsa desde la parte superior de la estiba,no es para novatos ni para físicos debiles.La bolsa viene en caída libre desde seis o siete metros, hay que amortiguar sus casi sesenta kilos , evitar que vaya al suelo y salir caminando rápido por que la siguiente ya viene en camino.Entre ese grupo,está un “correntino”, llegado el día anterior,en busca de “conchabo”,el Capataz,lo ha evaluado visualmente y meneando su cabeza lo acepta.El físico del correntino había merecido algunas indirectas en la rueda de mate.Algunos se dijeron para sus adentros “¿con ese físico..? ¿A quien le quiere ganar?”.Pero allí está él,contextura mediana, torso desnudo,bolsa de arpillera en su hombro derecho,bombacha bataraza,faja negra para la “riñonada”,alpargatas negras ,pañuelo al cuello y gorra vicera,esperando su turno,es el quinto de la fila .Entre quienes lo anteceden se escucha decir “largamela suave”, que venga “derecha”,”bajamela un poco” pide uno y el de la estiba toma la bolsa por las orejas y la desplaza hacia abajo todo lo que puede,no falta el que la pierde y la bolsa va al suelo,entre las “pullas” de sus compañeros.Llega el turno del correntino,”dale,dale patada nomás,ordena”,asi lo hace el de la estiba,con el pie empuja una bolsa y esta viene en caída libre y ahí fué el correntino, pega un salto,gira la bolsa en el aire,pone el hombro debajo y sale al trotecito, como si nada,dejando boquiabiertos a todos y demostrando una vez mas que, “mas vale maña que fuerza”.-


¡¡ Carne Gordaaa !!......¡¡ Carne Gordaaa !!





En la época del “súper” y del “delivery”, cuesta imaginar que antes, el “súper” ingresaba a las viviendas o pasaba por su frente.
El mas madrugador era el lechero,vasco él,¿Qué otra cosa podía ser un Ituzaeta?,quien fue el decano de los lecheros, moriría sobre su propio carrito lechero,cuando su noble y sufrido corazón dijo basta,mientras el caballo continuaba su recorrido diario.Bombacha,faja negra,pañuelo al cuello boina negra,palillo entre los labios y el lápiz en la oreja,era la imagen mas habitual del lechero, bajaba de su carro con la lechera de diez litros y la “medida” de litro,cuando todavía algunos moradores estaban en brazos de morfeo,bajo el alero o en el zaguan lo esperaba el “hervidor”,al lado las moneditas le indicaban cuanto debía dejar o en su defecto un papelito y la libretita negra donde anotaba el importe,que se pagaría por quincena o por mes,según la forma del cobro del salario .Al salir un corto silbido hacia que el caballo adelantara el carro hasta el próximo destino,mientras el lechero recorría el corto trayecto a pie.Sobre el carro los tarros de veinte litros,de los cuales se surtía la lechera de mano, y para hacer realidad el mito, algunos tenían un tarro con agua,para “bautizar” y regular la “calidad”,pues no era cuestión de desatender los reclamos de alguna ama de casa, que se le había derramado la leche sobre la cocina,mientras charlaba con la vecina.No faltaban comentarios al respecto ¿”Vio vecina que buena es la leche de Don Pedro?,hierve y hierve,pero no rebalsa”,ademas le facilitaba dar la “yapa”.Luego llegaba el panadero, Vázquez o Moreno de la panadería de Don Camilo Martin,(al Otra panaderia de Coplo y Arrieguez tenian el suyo) bajaban con su canasto con la galleta de “piso”,(la preferida para el campo),la de hojaldre,la trincha ,el francés y el flauta,algunos biscochitos de grasa y algunas facturas, solían obsequiar alguna “negra” a los chicos de la casa.De nuevo la libretita negra,el pago o la excusa de ese tiempo,”hoy no tengo cambio”,que era la salida elegante para decir,hoy no tengo con que pagarle.Mas tarde el almacenero,según lo convenido pasaba de una a tres veces por semana,levantaba los pedidos por la mañana y se llevaba los recipientes para el imprescindible “kerosén” para luego repartirlos por la tarde.
Mientras tanto pasaba el carnicero ambulante,con su carro techado, revestido en chapa por dentro,(similares eran los que traían las medias reses desde el Matadero,para las carnicerías de Lizaso o Fernández ,Fortín,Gaitan)allí colgaban las tiras de asado,de falda,de vacío, los chorizos, la sierra para cortar la aguja,las chuletas y, en algún cajón estaban el ossobuco,los huesos o la carnaza,el bamboleo que provocaba el transitar por las desparejas calles obraba de espantamoscas.La romana colgada del techo,daba la medida de la falda para el puchero o de las chuletas que se harían sobre la plancha de la “económica”,que la patrona recibía en su plato o fuente El verdulero, solía hacerlo a pie,Don Bergalito,conocido como “boca torcida”,secuelas de la guerra-(se rumoreaba que una chica que se había reído de él tuvo un bebe que nació con un defecto similar)-de hablar bajito, recorría el barrio con sus dos canastas,cargadas con los productos de su huerta y Don Ramírez,”el rengo” con el berro que había ido a buscar al filo de la madrugada al arroyo mas cercano.Las solerías de Invernizzi, Lafond y luego Fanny,tenian su reparto intercambiando los sifones vacíos en espera por lo llenos, luego sumarian otras bebidas .A la hora de la siesta en verano,el sonido de la “corneta” alteraba la tranquilidad de las mamás,Don García el “heladero” se acercaba con su carrito de dos ruedas “tipo carretilla” y los pedidos por los helados de “crema o chocolate”,excepcionalmente el de “limón”,no se hacían esperar,pero no todos los días se podían satisfacer los pedidos de los mas chicos de la casa.No faltaban los vendedores de afuera con las frutas de época, a granel,el voceo de “Sandia ,o Naranja o Manzana, barata patrona”,seguido del “traiga la bolsa patrona”,convocaba a las vecinas a alguna esquina donde se había detenido el camión, ahí el vendedor ,“romana”en mano despachaba los pedidos.Muy esperado por las modistas,(en cada casa había una,en épocas donde las “novias” debían preparar todo el ajuar) era el “turco” que con sus dos grandes valijas recorría el pueblo,ofreciendo sus telas.Elegida la tela,muchas veces traídas por encargo,la medida era la “yarda”que iba del extremo de la mano hasta el hombro,que en pases rápidos cada cinco al “turco” se le perdía una,por eso el pedido siempre incluía una yarda más por las dudas.Personaje simpático, si uno le preguntaba si tal o cual coterraneo,era pariente suyo,la respuesta tenia que ver con su condición económica, si tenia plata decía “es bariente bal lao mío” y si no tenia, “no la canozco”Además de telas,los pañuelos,peines,peinetas,(allí nace lo de “beine,beineta” con que se lo identificaba) perfumes y jabones de tocador,completaba el stock de mercadería.Lo que no se conseguía en el pueblo, ahí estaban Fratantueno comisionista en Azul o Vidal en Buenos Aires para satisfacer necesidades diversas y ademas, no eran menores las compras por el sistema de contrareembolso,sobre todo en casas de Buenos Aires,que remitían folletos para que el cliente pudiera hacer la compra del articulo de su elección,no pocas parejas de entonces habían adquirido sus alianzas para su casamiento en la muy conocida Casa Escasany (no había joyería en ese entonces) por ese medio.Sin duda el trabajo mayor lo tenían los repartidores de los almacenes,el consumo de productos que hoy han pasado al olvido,el kerosene,la leña,el carbón, el alcohol de quemar,de gran consumo y volumen los tres primeros, además de los forrajes obligaban a los negocios mas grandes a tener carros, “villalongas” para el reparto,”La Perla” de DiCiancio,Urruti y Cia tenia dos,”El Colono” de Rabago y el negocio de ramos generales de Elías Ganim una cada uno, Don García o Valentín utilizaban el “charret”,”La Despensa” y Capuccio,lo hacían por medio de los triciclos,con el “cajón” delantero y, otros con la bicicleta de reparto,en una nomina que sin duda presenta omisiones.No se puede dejar de mencionar a los “mercachifles”,entre ellos Marquestau y Cura,que cumplían similares funciones en la campaña,que recorrían con sus carruajes,tipo diligencia,verdaderos almacenes y tiendas ambulantes.Toda esta movilidad de acercar los productos esenciales a los domicilios,le daba una vida al pueblo muy diferente de la actual,era mucho menor el movimiento de gente en la vía publica y también la concurrencia a los negocios de almacén, cuya ocupación mayor era preparar los pedidos de los repartidores o de la gente de campo,que siempre acercaban un largo listado de productos.La preparación llevaba su tiempo pocos insumo venían empaquetados,habia que hacerlo,para ello estaban la bolsitas de papel Kraft o el envoltorio con papel blanco para los alimentos mas delicadas y el mas ordinario para el resto que a su ves se sobre envolvía con el papel de diario.La concurrencia al almacén lo era para adquirir productos no habituales,fiambres,quesos,dulces,(estos últimos ubicados sobre mármol bajo campanas de cristal)bebidas espirituosas,golosinas,o el café,que en “La Despensa”, Don Antonio Flecha,lo molía en presencia del cliente y que ante el pedido de llevarse un kilo,Don Antonio,le decía “No,mire, yo le voy a dar un cuarto, así siempre tiene café fresco y con buen aroma”.En una época en que las amas de casa tenían mucho para hacer dentro de ellas,el reparto era un servicio muy valorado,pero que imperceptiblemente poco a poco, uno a uno, primero el carnicero,que atendía sobre todo la periferia,en una época donde la carne de guardaba en la “fiambrera” como siempre colgada de la rama de algún árbol, después el panadero,que tenia un radio de acción mayor al del carnicero y luego seguiria el resto,llegaria a su fin y con ello el cambio de las costumbres, los productos dejarian de llegar a los domicilios,ahora había que ir a buscarlos. “Carne gordaaa”,recuerda a un antiguo vendedor callejero de carne,de los años treinta,cuyo nombre se ha perdido,de tanto vocear el producto todo el mundo termino por conocerlo como “Carne gorda”,sin duda se pensará que ese voceo y apodo hacían referencia a la carne gorda vacuna, no fue asi,el ofrecía carne gorda, sí,pero de “POTRANCA”.-

La increible historia del voto

A VUELTA DE CORREO
Tres Arroyos, 28 de abril de 2003
Sr. Vicente Muleiro:El motivo de la presente es su excelente artículo "La increible y tortuosa historia del voto", publicado en Zona el 27 de abril, y tiene que ver con el período presidencial de Perón. Es verdad que la elección en que fue ungido presidente en el 46 fue una de las más limpias de la historia. Pero las elecciones que siguieron lo fueron sólo en apariencia. De allí que la acusación que, como usted menciona, realiza la Revolución Libertadora sobre el abultamiento del padrón, tuvo visos de realidad. Le relato lo escuchado de boca de un familiar en las elecciones en que Perón fue ungido por segunda vez. Este pariente mío era autoridad de mesa (yo tenía entonces 12 años), en la localidad de Chillar partido de Azul (provincia de Buenos Aires) el comentario fue que se sintió sorprendido cuando llegaron dos ómnibus con más de ochenta personas que no eran de la localidad pero cuyos documentos estaban en regla y por supuesto votaron allí. Días después se supo que esos ómnibus habían salido de la ciudad de Azul, pasado por los puestos ubicados en el interior del partido, cuyos nombres eran Santa Luisa, 16 de julio, La Protegida, El Luchador, Martín Fierro (estación ubicada en la estancia San Ramón de Anchorena) y por supuesto Chillar. En cada uno de esos puestos habían votado con documentos en regla y en regla estaba el padrón por lo cual todo fue muy bien organizado. También despertaba sospechas el número de asistentes a los actos proselitistas, algo muy común en aquellos tiempos porque siempre se observaba que la concurrencia a los actos del partido radical era mayor que la de los actos peronistas y sin embargo en la elección ocurría lo contrario. Debe tenerse en cuenta que no era fácil ser opositor en aquellos años y menos demostrarlo. De todas maneras llama la atención que se haya estudiado muy poco o que no hayan salido testimonios de ese período en ese aspecto (...).Lo otro que me llama la atención es la ausencia de mención a lo acontecido en Tucumán en la última elección para gobernador, (1999) donde el peronismo resultó ganador, horas después de que el bussismo anunciara su victoria. Resultó que el peronismo ganó mediante el recurso del voto en cadena por el cual se pagó entre 15 y 20 de pesos por voto en el interior de la provincia, (eso fue publicado por Clarín en su momento). Ese voto en cadena también fue justificado por el presidente de la Junta Electoral del Justicialismo de la provincia de Buenos Aires, Dr. David, en las elecciones internas celebradas el pasado mes de marzo. Tampoco debe olvidarse el fraude en la elección interna de la UCR, como lo certifican los resultados y comprobaciones en la ciudad de Bahía Blanca. Todo ello muestra que los malos hábitos persisten o se renuevan con otros ropajes, quizá muy lejos de lo que fue la década infame. Pero no hay que descuidarse.

Pucherito de Gallina

Pucherito de Gallina

“Pucherito de gallina, con viejo vino carlón” cantaba Edmundo Rivero en su particular versión del tango que lleva ese nombre.El puchero de gallina era una comida muy común décadas atrás,era la contraparte del asado y podía congregar a tantos adeptos como éste.Supo ser un clásico del mediodía de la cocina del “Internacional” y cuando Blanck con su perforadora, realizaba alguna perforación,dentro del pueblo,el puchero de gallina,en principio destinado al almuerzo de quienes atendían la perforación, solía ser cita obligada de otros tantos comensales,prestos a degustar el plato, Andolfatti era uno de los que solía prepararlo,con la misma dedicación con la que dirigía la mecha o bajaba la sonda.Claro, no siempre el puchero estaba hecho con gallinas propias,el robo de gallinas era un hecho habitual, casi cotidiano,a pesar que el rondín policial recorría las calles del pueblo en las horas nocturnas,haciendo sonar su silbato de tanto en tanto.Cuando desde la inocencia de niños,se preguntaba a los mayores,por que lo hacían, risueñamente la respuesta era “eso es para que los ladrones sepan por donde anda y así pueden robar gallinas tranquilamente”.
La mayoría de las casas de entonces,independientemente de la condición social de sus moradores, tenía su gallinero en el fondo,lo cual aseguraba la provisión de huevos y de carne,sea el pollo o de la gallina,hoy ésta solo en el recuerdo, para consumo propio y/o como moneda de cambio.Unos pocos adquirían, en los negocios del ramo, el maíz o el carocillo para su alimentación, otros, la gran mayoría, se daba una vueltita por la estación de FFCC,donde la manipulación del trigo,cebada o avena en bolsas y su estiba,dejaba abundante disponibilidad para quien quisiera recolectarlo.Tener un gallinero, generaba preocupación,los amigos de lo ajeno siempre estaban al acecho y a veces deparaba sorpresas,como le sucedió a Doña Zulema.Ella vivía junto a Don Nicola,en una vivienda humilde,con su huerta y su gallinero al fondo,ambos eran muy trabajadores, “parar la olla”,siempre requería de sacrificios y en aquella época no era la excepción. Así, mientras Don Nicola,trabajaba de peón de albañil,Doña Zulema,para arrimar algunos pesitos más, “lavaba y planchaba para afuera”,como se decía entonces,tarea sacrificada,hecha casi a la intemperie,bajo el alero,con frío o con calor,con el fuentón y la tabla,al lado de la bomba sapo,el uso de las barras de jabon,fregar y refregar,exponer la ropa blanca al sol para que este blanquee las manchas,previo espolvoreo con sal, enjuagar,si era ropa blanca con el agregado del “azul”,tenderla,sumado al bombeo del agua era una tarea extenuante,que finalizaba con el planchado con la plancha de carbón y el almidonado de las camisas, que Doña Zulema realizaba para sus clientes fijos,entre ellos algunos Policias.Cuando uno de ellos solicitó pagar parte del servicio con unos pollos, como era de esperar,la idea no despertó entusiasmo en ella;pero terminó por aceptar y así se hizo.Grande fué su sorpresa cuando comprobó que, los pollos eran igualitos a los que le venían robando de un tiempo a esta parte.Ello impulsó a Don Nicola a dirigirse a la Subcomisaria y hacer la denuncia,allá fué y no tardo en salir , no sin antes haberse hecho acreedor a las mofas por su ocurrencia,complementadas por una “golpiza” y la advertencia de que no se le ocurriera repetirla,por que la iba a pasar mal.Con la impotencia que es de imaginar, volvió a su casa y se puso a trabajar en la búsqueda de alternativas que le permitieran contrarrestar los robos.Por allí se le prendió la lamparita,ideando una especie de trampa,que al abrir la puerta del gallinero,dejaba caer un pesado tronco sobre la cabeza del ocasional ladrón.Transcurrieron uno o dos días, sin que nada pasara,en eso Don Nicola,por olvido, cayó en su propia trampa ,lo cual le causó heridas en su cabeza y, ello le llevó a desechar el “ingenio” y buscar otros métodos, toda vez que los robos no cesaban.Con la bronca en aumento,tomó la calibre “catorce” ,preparó un cartucho reemplazando los perdigones,por sal y, se puso a montar guardia.No pasó mucho tiempo en que un intruso,se hiciera presente,alli Don Nicola,sin dudar,le descerrajó la perdigonada salina sobre sus piernas y nalgas.Espanto, dolor, alaridos y la huida.Habia dado en el clavo,era uno de los policias.Por suerte esta vez privo la racionalidad,Don Nicola quedo a salvo por la intervención del Subcomisario y testigos,los robos para él terminaron , Doña Zulema perdería varios de sus clientes y la Subcomisaria se veria privada por un tiempo del “pucherito de gallina”.-

¡Má!..fué un “cortocirculito”

¡Má!..fué un “cortocirculito”

Chillar no ha sido ajeno a los incendios de propiedades, negocios de cierta magnitud,unos pocos,alguno de ramos generales,en épocas donde no existía un cuerpo de Bomberos Local y,en los cuales siempre despertaron dudas,entre los vecinos, sobre el origen de las causas que dieron lugar al siniestro,en una época donde era muy difícil poder establecerlas con posterioridad.Asi la tentación de hacerle alguna trampita al seguro y hacerse de un capital importante mucho mas rápido que lo que el negocio podía dar, parece haber animado a algunos.Un negocio de ramos generales tenia todos los ingredientes como para favorecer y alimentar un incendio,la mayoría de sus productos era elementos combustibles, madera,leña,carbon,fardos de alfalfa,combustibles como el kerosene o la bencina,pinturas y mercadería en general,sin embargo,el tenerlos no significaba que pudiera desatarse un incendio por generación espontánea.Asi, cuando se produjo el incendio en un importante negocio en el centro del pueblo,las dudas no tardaron en aflorar alimentando el corrillo de comentarios.Sus dueños habían cerrado el negocio,para ausentarse e irse a pasear con toda familia,algo no tan habitual en aquellos años.Habían dejado a un sereno,para que vigile el corralón.Las estanterías estaban cuasi vacías,algunas monedas en la caja y,horas después,el sereno,que no tenia acceso al salón, es sorprendido por el humo y luego el fuego que se hizo incontrolable,reduciendo a cenizas las instalaciones del salón.-Por cierto el primer culpable resultó ser el “cortocircuito” ¿quién podía alegar lo contrario?.Sin embargo, como es de imaginar, las habladurías pueblerinas,”piensa mal y acertarás” -dice el saber popular-se inclinaban por otra causa.La familia regresó, compungida, no faltaron alguna lagrimas de ocasión, lo cierto es que, causas al margen, poco tiempo después, dejaban el lugar para realizar un emprendimiento mayor en otro sector del pueblo. Y los comentarios y discusiones por una causa u otra continuaron hasta perderse en el tiempo.En cambio cuando se incendió el negocio de Don Giussepe,un negocio de campaña, almacén,tienda ,despacho de bebidas y demás,él fue terminante,sin dudar ante la pregunta de cómo se había iniciado el incendio,dijo ¡ má, Porca miseria, fue un cortocirculito!,claro, Don Giusepe,habia “obviado” un pequeño detalle, su negocio no tenia instalación ni energía eléctrica alguna y solo se alumbraba por medio de un “sol de noche”.-

El Suicida

El Suicida

Todos conocen la peligrosidad de la estricnina, letal veneno, tanto para animales, como para personas. Décadas atrás era sencillo conseguirla, bastaba concurrir a la Farmacia y allí, sin muchas preguntas, se le vendía a quien la solicitara.Es posible que entonces, no todos tuvieran conciencia de su poder letal, si hasta hubo un vecino, qué,risueñamente, solía utilizarla como hormiguicida,esparciendola con las manos.Asi que, cuando Don Pedro(nombre ficticio, pero la persona es real),concurrió a la Farmacia Gonzales y, luego de los saludos de rigor y de los comentarios de actualidad,propio de dos personas de trato frecuente, le pidió unos gramos de estricnina, el farmacéutico, bajó uno de los tantos frascos color caramelo que ocupaban las vitrinas del local,se dirigió a la trastienda para,instantes después,regresar con el sobrecito,para entregarselo a Don Pedro,no sin antes recitarle todas las precauciones sobre su uso y peligrosidad.Dn Pedro, pagó y se despidió como de costumbre, dirigiéndose a su domicilio, internándose en la habitación que poseía en casa de una hija suya.Cerró la puerta con llave y se dispuso a cumplir con su Plan, largamente meditado,se puso a escribir una carta donde explicaba los motivos del acto que momento después iba a ejecutar,la puso en un sobre, lo cerró, tomó la estricnina, la colocó en un vaso,le puso vino, tomó una silla,la ubicó en el centro de la habitación, una vez cómodamente sentado, sorbió la bebida y se dispuso a esperar lo inevitable: la muerte.-Al cabo de un tiempo, la hija escucha estridentes gritos lanzados con desesperación, concurre rapidamente;pero,como no puede abrir la puerta,sale en busca de auxilio,logran abrirla y ahí estaba Don Pedro sentado en la silla, enchastrado,se había hecho sus necesidades encima,nadie entendía los que había pasado.-
¿Qué había sucedido? Que el farmacéutico, había escuchado a Don Pedro mencionar el deseo,sin mucha convicción, de quitarse la vida, nunca le había dado mayor importancia, puesto que era una persona que gozaba de buena salud,salvo el dolorcito en el pecho de tanto en tanto,que Don Pedro comentaba,agregando, “pero me tomo un vasito de vino y santo remedio”,ademas gozaba de un comodo pasar y era mimado por su hija.Ese dia, ante el inusual pedido, el farmaceutico,
resolvió darle una leccion, preparándole un purgante fulminante y así fué, pues Don Pedro, pasado el vergonzoso momento, (el contenido de la carta, quedó revelado) se aferró a la vida por el resto de su días.-

¿Aceite?....¡del mejor!


¿Aceite?....¡del mejor!

El Pbro. José Carballo, primer párroco de Chillar,de dilatada y fructífera trayectoria, solía llegar a casa con relativa frecuencia,para conversar con mi padre,que si bien no era practicante,tampoco era antirreligioso, además era quien atendía los relojes del Templo y Casa parroquial. Fue el casamiento de mis dos hermanas,lo que en cierta forma los vinculó,mas cercanamente, pues al momento de tramitar el casamiento religioso,se presentó, lo que parecía ser un impedimento.Mi familia de procedencia checoeslovaca, pertenecía a los católicos Griegos,los cuales eran un desprendimiento de la Iglesia Otodoxa, que mantenían sus ritos originales,pero reconocían la autoridad papal.Así discusión viene,discusión va,el Padre José llego a la conclusión que no había impedimento alguno y eso sirvió para mejorar el conocimiento mutuo,facilitando el dialogo, sobre todo en temas de política internacional ,en especial sobre los acontecimientos de entonces,la guerra civil española.el franquismo(El Padre era republicano),la segunda guerra mundial,los hechos posteriores,el avance del comunismo, etc,sobre los cuales ambos eran adeptos.Vale recordar que el Padre Carballo, tenía y dirigía su propio periódico, que editó y encuadernó por muchos años,”La Voz de la Parroquia”,asi que, cuando ese día, el Padre Carballo,se acercó a casa,se suponía que era para mantener un contertulio habitual;sin embargo luego del saludo de costumbre,y con cara de preocupación,
dice “¿Sabe Don Jorge?, aceité los relojes con el mejor aceite y ahora no me anda ninguno,ni siquiera el de la Torre”, ¿Y que aceite le puso?, “Y, el mejor que tenia,aceite de Oliva”,¿Cómo?,me extraña de Ud,una persona con tanta preparación,que no sepa,que el aceite de oliva es de lo mejor,si,pero como alimento, para los mecanismos no puede ser mas perjudicial,forma una sustancia gomosa que inmoviliza todo, y encima. no es fácil de sacarlo..... “tiene razón Don Jorge,pero ya está ¿puede hacer algo?”.Por supuesto mi padre tomo cartas en el asunto ,para lo cual los relojes afectados(salvo el de la Torre),serian trasladados a casa, se encargaría el propio Padre Carballo,que así fuese.Se trataba de tres relojes antiguos ,circulares,de gran diámetro,pesados y, a casa llegaron,de la mano de unos jóvenes que los trajeron: Rodando, por la calle,distante tres cuadras, demás esta decir que mi padre casi los ¡mata! En sentido figurado por supuesto..-

El Puente que no fué

El Puente que no fué

¿Un Puente en Chillar? No,no se trató de una promesa de campaña de antaño,en la cual el “Dotor”,llevado por su entusiasmo prometia, “ y.... también construiremos un puente.....” ,¿y.. para queremos un puente,”Dotor” si no tenemos río?,”No se preocupe,m’hijo,tambien construiremos el río”.El proyecto de puente de Vialidad Nacional,era sobre las vías del FFCC,por entonces había dos problemas,la ruta era mas angosta y la curva,algo mas cerrada que la actual,por coincidir con la entrada a la localidad carecía de peralte,lo cual hacia que muchos automovilistas,sobre todo los que venían desde Juarez,ingresaran a mayor velocidad de lo recomendableAsí no pocos terminaban volcando sobre el lado izquierdo o incrustados en la alcantarilla de las vías, dónde el auto solia quedar inmerso entre las paredes laterales y con las puertas imposibilitadas de abrirse.El otro problema, era la circulación de trenes,bastante frecuente, si se sumaban los trenes de carga y pasajeros, dónde, los primeros, no pocas veces cruzaban las vías realizando sus habituales maniobras qué ,en ocasiones, hacían que el tren estuviera detenido por algunos minutos, cerrando el paso.Ello, era sumamente peligroso en días de lluvia y/o niebla,sobre todo, ésta última, bastante habitual en otoño e invierno, qué, reducía la visibilidad a valores mínimos. A ello, debía sumarse la imprudencia de muchos automovilistas, qué, aun habiendo visto el tren, pretendían ganarle de mano,si venían del lado de Azul,en bajada, dónde tenían mayor visibilidad y, nuevamente el peligro mayor era, para quienes venian desde Juárez, si hacían caso omiso a la señalización, recién veían el tren cuando ya estaban sobre la curva, algunos podían evitar el tren pero no podían evitar irse abajo. Todo ese panorama, qué había producido muchos accidentes, algunos fatales, por tomar la curva a velocidad excesiva, otros por colisión con los trenes, cómo el caso de un contingente que se dirigía a Monte Hermoso,con un saldo de varios muertos,y no pocos vecinos de la localidad tuvieron un final tragico por el mismo motivo. Ello movió a Vialidad, a replantear el cruce de FFCC y la curva, realizando un proyecto que incluía la construcción de un puente sobre las vías, además de rectificar la curva, todo ello significaría que la ruta se alejara mas de cien metros de su posición original, esto fue tomado por muchos chillarenses como algo nocivo para la localidad, qué, podía afectar su desarrollo futuro. Así se conformo una Comisión, qué, presidida por el Pbro. José Giunta e, integrada por las fuerzas vivas, resolvió elevar un petitorio para evitar la realización de la obra prevista. Para entonces, ya se había comenzado a preparar el terreno, desmontando el esquinero del monte implantado por Don Jose Zabalsa,que de todas maneras mejoraria la visión. Luego de reunir mas de quinientas firmas, el petitorio fue elevado a Vialidad Nacional, para su consideración, mientras tanto,el tiempo corría, la frecuencia de trenes disminuía por el cierre de ramales y, todo termino con lo que hoy puede apreciarse, una ligera modificación a la curva, el ensanche de la ruta,los trenes no circulan y el puente solo una anécdota del pasado.-

¿Empresita?...¡ por favoor ¡

¿Empresita?...¡ por favoor ¡
Francisco Bayle.-Pancho para la mayoría, francés de origen, era un hombre multifacético, un creativo, pero sin mayores ambiciones materiales, vivía modestamente.Supo ser chatarrero,actividad que desarrollaba en paralelo con otras, periódicamente realizaba envíos de vidrio a granel y chatarra de hierro hacia el Gran Buenos Aires y colectaba las latas de aceite vacías de un litro, muy solicitadas por los viveros, en una época en que el plástico estaba en sus pañales.Solia trasladarse en un vehículo único, una camioneta marca Buick,Modelo 1927,con motor de 8 cilindros en línea, una reliquia,mantenia sus ruedas originales,con sus rayos de madera,siempre con su fiel perro,el “Bondio” en el estribo.Contribuyó con su ingenio creativo,haciendo móvil la plataforma de las cosechadoras automotrices.Fué inventor de una original maquina de agujerear varillas de alambrado.Era un carro remolcable, sobre un chasis de cuatro ruedas tenia montado un motor al medio y una estructura portante que contenía a los rodillos, mandriles y a los pupitres de trabajo.Poleas,correas y rodillos, permitían hacer girar a los mandriles portamechas,segun la cantidad de agujeros y equidistancia deseada,que podían ubicarse a requerimiento.Permitia el trabajo de dos operarios en forma simultánea, uno a cada lado, apoyando y deslizando la varilla sobre el pupitre,hasta hacer contacto con todas las mechas a la vez,de esa manera se hacían todos los agujeros con un solo movimiento,algo que hasta entonces,se hacia agujero por agujero,ello trajo un enorme aumento del rendimiento y ahorro de tiempo.Por trabas burocráticas, fue a patentarla a Paraguay.Fue pionero en la zona en construir cabinas metálicas para los tractores y, casillas rodantes modernas para el campo,realizados,en su mayor parte con su trabajo personal,y algún que otro ayudante,sin dejar de atender otros requerimientos que algún ocasional cliente le solicitaba que le construya.(Como la Zorra que le hizo Zambruno,para su verdulería).Extrovertido y muy dado a la conversación, de buen decir,no por ello distraía su mente, siempre abocada a la búsqueda de innovaciones técnicas, por esos años estaba experimentando con la energía hidráulica,al respecto tenia en una de las habitaciones de su casa unas turbinas hidráulicas,bajo llave y al resguardo de la curiosidad ajena ¿Que habrá sido de ello?.Eran épocas de vida tranquila y pausada, la actividad se desarrollaba en su propio domicilio, parte a la intemperie y parte en un galpon.Este contenía la fragua, que iniciaba la actividad del dia, encenderla,
arrancar el Buick (con ayuda de la manija)e ir hasta la carnicería mas cercana,para traer el churrasco que se hacia en una plancha sobre la fragua,a media mañana,era rutina diaria,como también lo era el “gancia” de las once y media o la “sello rojo”,a la caída del sol,el resto del tiempo,trabajo,en eso estaba,Don Pancho, cuándo dos personas,trajeadas, ingresan al lugar de trabajo y luego del usual saludo, Deslizan:
¿Y.Don? ... ¿cómo anda la...la Empresita?
¿Empresita?, ¡por favor!, EMPRESA, querrá decir, como verá, con mucho trabajo y en expansión.
Perdón, Señor, vea, nosotros somos de la Impositiva......
¡Ajá!, bien, bien ¡ejemm!, si.si, estee, mucho gusto, espero no hayan tomado en serio lo que dije, lo mio fue una broma nomás
.-


"La Maquina de Agujerear Varillas",a la Izquierda Pancho Bayle su inventor
Alfredo Melchior,der:Clemente Melchior,detras el suscripto

Las desventuras de un peluquero..

Barberos,peluqueros,hoy coiffeurs o estilistas.Los tiempos y modas cambian,la esencia del peluquero permanece.Eran tiempos en que la atención de la barba,sea para afeitarla o emprolijarla les insumia más tiempo que las cuestiones del cabello en sí. “Pelo y barba”,era la solicitud mas común del cliente,salvo en la cita obligada de los días sábados, los compromisos sociales obligaban a ello.Era el día de mayor actividad , el horario se extendía hasta bien entrada la noche, ahí todo era “pelusa y barba”. Ésta, previo uso del fomento,tohalla húmeda y caliente,para expandir los poros antes de aplicar,la brocha y la espuma,para luego sí,realizar la afeitada ,navaja mediante,previa su asentada en cuero. Una vez completada la afeitada, se retiraban los restos de la espuma con agua agua fría así los poros se volvían a cerrar y luego la aplicación de un astringente: la barra de “alumbre” sobre la piel daba el toque final.El peinado a la “cachetada” ,con la Gomina “Brancato” o la “Glostora”,completaban la labor del peluquero, quién poniendo al cliente frente la espejo esperaba el visto bueno y la satisfacción del cliente.Por cierto el peluquero no era ajeno a los acontecimientos pueblerinos.Ellos mismos supieron alimentar las habladurías cotidianas,como cuando el “chueco”,dejo la peluquería sin aviso y desapareció sin dejar rastros, llevándose a la bellísima mujer e hijos del “gallego”,dejando a éste cavilando entre lienzos de lana y cueros vacunos,que había ido a retirar a un campo cercano a 16 de Julio con su camión Ford “A” para encontrarse a su regreso con la mala nueva o cuando el “pelado” ,vestido de Adán y con sus ropas en la mano fue visto correr por Belgrano, en dirección a la Plazoleta,perseguido por el “Timbero”,que lo había sorprendido mimando a su media naranja un día en que su bolsillo flaqueó y el fin de la nocturna partida de póquer en el “Club Social” adelantó su regreso a casa.Tambien fueron protagonistas involuntarios de otros hechos.La peluquería era la caja de resonancia de los acontecimientos de la época, la Guerra europea estaba en pleno desarrollo,sus ecos estaban presentes en nuestro pais,a través de las discusiones ideológicas entre intelectuales o dialéctica verbal entre el común de las gentes,muchos de ellos provenientes de los países involucrados.Las simpatías germanófilas eran casi mayoría y se estaba haciendo carne que la victoria se inclinaba hacia la Alemania hitleriana.Razones no faltaban,la guerra contra Rusia no había comenzado y el dominio alemán sobre el resto de Europa era casi total.Esa discusión entre simpatizantes de la Alemania hitleriana y de quienes estaban en las antípodas había llegado a la peluquería de Roncatti,al lado de la N° 8,quién hacia las veces de moderador,entre un germanófilo a quien estaba atendiendo y un cliente que provenía de un pais,que estaba bajo el protectorado germano. Asi,las condiciones para la discusión estaban dadas, sólo la ensoberbecida actitud del germanófilo, alimentada de las resonantes victorias alemanas, parecían llevar la discusión a un final indeseado.Eso había sido percibido por Roncatti,que trataba de apaciguar a los contendientes,sin embargo la verborragia del germanófilo pudo más, al poner sobre el tapete la supuesta superioridad del hombre alemán sobre el resto y, la manifestación de que en la guerra por “cada alemán hacían falta diez de los otros...”,fue la gota que rebalso el vaso al tocar las fibras íntimas del centroeuropeo,que en un santiamén, tomó el banco de madera maciza de asiento redondo,que tenia a su lado,lo levantó,mientras vociferaba ¡¡ Yoo, le voy a enseñar que con uno solo bastaa...!! y en vano fueron los esfuerzos de Roncatti,que apenas pudo desviar la dirección del impacto,la cabeza del germanófilo sufrió un fuerte golpe en su cuero cabelludo, provocándole un herida sangrante,afortunadamente de menor importancia,a lo que inicialmente parecía y que, con aplicaciones de ajenjo y un vendaje con toallas destinadas a los fomentos, permitió que el germanófilo,con su orgullo y sus aires de superioridad venidos a menos se retirara momento después, con la cabeza vendada y gacha y el cabello a medio cortar.Terminaba asi,un día negro para Don Roncatti y, no seria el único.-

¿Empachos a mi?...la impotencia de un medico

¿Empachos a mi?...la impotencia de un medico

El nombre del Hospital de Chillar recuerda al Dr. Horacio Ferro, quién supo trabajar “ad.honorem” en el mismo-(por esos años ,solo una de sus alas estaba construida y habilitada)-bajo la Dirección del Dr. Hidalgo,por entonces los dos únicos médicos de la localidad.El Dr. Ferro, también tenia su consultorio,aunque a decir verdad su consultorio era el pueblo y su vecindario, mas bien medico de familia,de concurrir a los domicilios,antes que recibir a los pacientes en su consultorio,era un ser apreciado por su Don de Gentes, sus visitas,amenas,estaban desprovistas de las rígidas formalidades de la época,lo cual contribuía a inyectar la cuota de optimismo que obraba como un bálsamo en el animo de sus pacientes. A su vez, era un profesional de la medicina consciente de sus propias limitaciones y eso acrecentaba la confianza que la gente depositaba en él.
“Después arreglamos”,solia responder cuando se le preguntaba por sus honorarios qué ,en atención a la condición económica y/o de afinidad con la familia ,terminaban por ser alguna contribución en especie, era común que luego recibiera en su domicilio,por medio de algun “chico de los mandados” una yunta de pollos,huevos,pavos o facturas de cerdo entre otras cosas a modo de pago por sus servicios,.Eran épocas en las cuales la competencia de algún curandero o de alguna comadre se hacia sentir,los empachos,males de ojo etc. estaban a la orden dia,algo que el “Doctor” no se cansaba de desacreditar con su sapiencia medica.Pero,siempre hay un pero, un buen dia,llega a casa ,preocupado y con cierta desazon,le comenta a mi padre,”Vea Dn Jorge,apliqué todos mis conocimientos medicos,le di los remedios para estos casos,y nada,al final,casi con desesperación,hice lo que la Comadre suele hacer,lo puse boca abajo,le tire el cuerito y nada de nada, así que le dije a mi Señora,mirá,tomá,agarralo a Horacio y lleváselo a la Comadre” Y allá fue Ella,con Horacio a cuestas,a ver a la Comadre,quién, con sus habilidosas manos producirá el “milagro” curativo,que le resultara esquivo al “Doctor”. Horacio era nada menos que su propio hijo y la Comadre, “Doña Lucia”Cristino,que bahía heredado esa habilidad (y el de Partera)de su madre la “Abuela Rojas”,(Graciana G de Rojas)en el barrio era simplemente la “Abuela”  nuestra abuela por adopción.Su habilidad más importante fue el de ayudar a traer los niños al mundo.Eran épocas donde los nacimientos se realizaban en el propio domicilio materno.Era “La Partera”,como tal siempre a disposición, con su permanente sonrisa ,presta a concurrir ante la urgente solicitud de sus servicios.Y allá iba,con su negro maletín característico y su misterioso contenido,resguardado de las curiosas miradas de los chicos,que en esos casos eran alejados del lugar.Acondicionada la habitación con antelación,estaba a su disposición,el fuentón,el agua caliente,el jabón de tocador,la toalla limpia,el ajuar,que habían sido preparados,por alguna ocasional colaboradora,que la asistía en sus tareas,que culminaban, luego del corte y el anudado del cordón umbilical y entre el llanto del recién llegado,con su higienización y vestido para depositarlo en el regazo materno.Ahora si,ya maletín en mano, abría la puerta de la habitación y con ello franqueaba el ingreso del padre,hijos,parientes y vecinos,anoticiados de la buena nueva,se aprestaban a reconfortar a la dolorida y feliz mamá y conocer al nuevo/a integrante de la famila,mientras Doña Lucía, con la satisfacción del deber cumplido y la experiencia que dan los años,se retiraba como si ello fuera una tarea rutinaria más,sin darle mayor trascendencia.-Doña Lucia,había traído al mundo media docena de hijos propios, y Dios sabrá cuantos llegaron con su ayuda, entre ellos, no puedo dejar de mencionar, a mi hermano menor y a quien esto escribe, fue madrina de bautismo de ambos y por si fuera poco, convenció a mis padres que me pongan el nombre que me identifica, que era el de uno de sus hijos.Sirva esta anécdota como humilde recordatorio y homenaje.

A la Izquierda Doña Lucia,Der su esposo Bautista Cristino

EL TREN DE LAS CINCO .... Y PICO


Con pesar y esperanza tomo conocimiento a través de la pagina WEB de Tedin Uriburu que un vehículo liviano de la empresa Ferrosur realizo un recorrido de inspección por las vías de FFCC que vincula a las ciudades cabeceras de Olavarria y Tandil,pasando por pueblos intermedios entre ellos, Chillar y Tedin Uriburu.Con pesar por que el ramal de FFCC,otrora factor de comunicación y progreso,desde hace años esta inactiva .Con esperanza,al ver que esa vía no ha corrido la suerte de tantas otras, qué, lisa y llanamente han sido levantadas,lo cual alienta la posibilidad de una reactivación en algún futuro no muy lejano.-El ramal nombrado juntamente con el de Azul a Tres Arroyos hicieron de Chillar un importante y activo centro ferroviario,con intenso movimiento tanto de cargas como de pasajeros,en los 50 la mayoría de las cargas hacia y desde Chillar se hacía por FFCC,cereales,ganado,materiales de construcción, alimentos perecederos y no perecederos,entre otros,eran despachados y/o recibidos por esa vía ,como también lo eran los importantes elementos de comunicación:La correspondencia y los diarios capitalinos ,que eran esperados con avidez.-En cuanto a pasajeros,el FFCC ya tenia su alternativas que las líneas de ómnibus que circulaban por la Ruta 3 ofrecían, con su parada en “El Descanso” y por que el Expreso de Fratantueno y Lavoratto,ya vinculaba con sus servicios diarios de pasajeros y de comisiones con Azul.Menores alternativas estaban disponibles para ir a Olavarria o Tandil, así el servicio ferroviario era el mas directo y activo,con sus tres frecuencias semanales:lunes,miércoles y viernes por la tarde, desde Olavarria a Tandil,con regreso al día siguiente por la mañana.- En cada parada ,la Estación adquiría un movimiento que hoy es difícil imaginar,en un día cualquiera,por la tarde,en los momentos previos,cerca de la cinco, quienes eran los concurrentes habituales,uno tras otro iban llegando,comenzando por la autoridad,el agente de Policía, Álvarez o Rossi ,se turnaban,ambos no podían ser mas disímiles, buenazo,robusto y de caminar cansino, el primero, si era lunes, era habitual verlo con anteojos oscuros, para ocultar algún moretón recibido al intentar separar alguna trifulca entre aficionados en algún partido de fútbol del día anterior.Delgado y enérgico el segundo,presto a echar manos a su cachiporra si hiciera falta.Don Morena, “changador”,con su Villalonga tirada por un zaino,dispuesto a prestar el servicio de trasporte de alguna carga liviana o de algún pasajero,que lo acompañaba sentado a su lado en el pescante.- Maria Mansilla,con su “Mateo”, siempre enfundada en su habitual mameluco,todo un clasico, era el “taxi” de esos tiempos.Ramos “el pollero”,presto a despachar sus jaulas con pollos y cajones con huevos.Duarte ,el Cartero,inconfundible en su uniforme,con la gorra tipo militar,como era usual en esa epoca,trayendo y retirando las sacas de correspondencia, había accedido a ese puesto,merced a una intercesión de una Duarte famosa.”Maria Eva”.Y por ultimo,Zambruno,”verdulero y diarero”,por su quehacer,siempre presente ante la llegada de los trenes tanto de Olavarria como de Azul,por cuyo intermedio recibía los productos frutihorticolas para su negocio y los diarios de capital,de los cuales era el distribuidor,llegaba con su original Zorra gigante,de tracción humana,obra de Pancho Bayle,era una zorra de tres ruedas,alta por su rodado,lo que le daba cierta inestabilidad,no pocas veces,volcaba en alguna curva,y esparcia toda su carga sobre la calle,cuando él y sus dos ayudantes se excedían en el empuje en una bajada.-Los ferroviarios,se preparaban para recibir el tren, Bazerque ,Capataz, junto a sus ayudantes,enfundados con la tradicional chaqueta y pantalon azul y gorra militar,preparaban las encomiendas a Despachar.Pascearotti, el Auxiliar,imponente en su uniforme oscuro,con su gorra militar ,con cordones dorados,signo de su jerarquía y sus sobremangas blancas cubriéndole ambos antebrazos, asomándose de tanto desde su oficina, alternándose con la atención del telégrafo, de constante repiqueteo y el despacho de boletos a los viajeros,Mientras el Jefe de Estacion,toda una Autoridad en esa época, permanecía en su oficina,con el correr de los minutos, más gente se allegaba a la estación, algunos esperando en la Sala de Espera,otros sentados en los bancos del Anden, o paseando,como la esposa del Señalero,Albert, concurrente habitual,que lo hacia del brazo con su hija, y no pocos preferían esperar el tren en el “Hotel Internacional”,frente a la estación, mientras discurrían sobre temas de actualidad y se deleitaban con alguna cañita o vinito,los hombres o “naranjina o “bidú” si eran mujeres y chicos.- “Bajaron la Señal,ya salio de 16 de Julio”,se corre la voz y muchos otean hacia ese lado,se ve un bulto que se acerca,pero no,no es el tren todavía,son la zorras motorizadas de quienes realizan tareas de mantenimiento de vias,los “Catangos”, como popularmente se les identificaba, que regresan tras una larga jornada en el campo, mas de una decena que bajo la autoridad del Capataz Kaczam, parecen querer escapar del tren que viene en su saga como si fuera una persecución,ahora si, el tren esta visible,la humareda de la locomotora a vapor delata su proximidad,Alvarez,encargado de desenganchar la locomotora, se va calzando los guantes ,mientras Calderon,se prepara para recibir el baston de cambio de vias.Termina de cruzar el paso a nivel y el tren ya ingresa en la estacion,ya se ve al foguista asomado con el baston en su mano,y la impresión es que el tren-locomotora,vagon postal y de encomiendas,tres coches de pasajeros,dos de segunda y uno de primera clase- pase de largo,pero no, por instante las enormes ruedas de la locomotora se inmovilizan,deslizándose sobre los rieles y en pocos metros se detiene,Calderon ya habia recibido el baston y Álvarez se sambulle de cabeza para desenganchar a la locomotora y ésta se dirige a “tomar agua” como se decia,mientras en su interin,se desarrolla un intensa y frenética actividad ,pasajeros que bajan, otros que suben,recibimientos,despedidas,descarga y carga de encomiendas ,de sacas de correspondencia,todos participan en la tarea,los empleados de la estación junto a quienes reciben o envían cargas y no falta hasta el despacho de alguna pieza postal que se introduce en el Buzón del vagón Postal.Pocos minutos después se ve el regreso de la locomotora,con Álvarez colgado de un brazo ,mientras agita el otro dirigiendo la maniobra de acercamiento,para volver a engancharla al convoy.La actividad en el anden,tiende a su fin.

Ya esta la locomotora lista,y entre las campanadas del auxiliar y el silbato del guarda,mientras agita su paño verde,señal de via para libre para el maquinista,la locomotora, resoplando cual toro furioso,emprende el movimiento arrastrando al tren,el ultimo acto es la subida del guarda,con el tren en movimiento,de un salto se para sobre los escalones del final del ultimo vagón, mientras continua agitando el paño verde (en invierno el farol) y los intercambios de saludos y el agitar de pañuelos entre quienes viajan ,asomados por las ventanillas y los que permanecen en el anden se suceden hasta que el tren ,ya convertido en un punto negro en la lejanía, se pierde en su camino hacia su próxima parada:Tedin Uriburu.-Tan rápida como lo es la partida del tren,es la partida de la concurrencia,la mayoría caminando, pocos en automóviles, algunos en el Mateo, se van retirando,solo quedan quienes desean enterarse de las ultimas noticias,hay que esperar,para acceder a ellos, Zambruno debe ordenar y clasificar:La Prensa,La Nacion,Clarín,Critica,Noticias Graficas o Democracia,los diarios de la época,tarea que realizaba sin perder de vista la carga de la zorra,pues nunca faltaba algun picaro que le “birlara” alguna planta de lechuga y/o algunos tomates,cumplido el cometido,Zambruno cargará los diarios en la Zorra junto a los cajones de frutas y verduras y con el auxilio de sus ayudantes acometerán la esforzada tarea de hacer circular la zorra por el Playón de carbonilla de la Estacion,hasta llegar a la calle asfaltada, dónde podrán tomar un resuello y se les verá facilitado el esfuerzo,son los últimos en retirarse,atrás queda una Estación desierta y adormecida hasta que al siguiente día, la llegada de otro tren la despierte , la actividad se renueve y vuelva a convertirse por un rato en un centro de activa participación social, quizá el mas importante del día en la localidad.-
Nota:Vale recordar que no pocos de quienes integraban el equipo de Primera Division del Club Atletico Chillar eran ferroviarios,entre ellos el nombrado Calderon,Beron,ambos defensores Tournié arquero, entre otros,.

Zambruno Frente a su Local