NAVIDAD DE ANTAÑO



La tarde previa a la Nochebuena se iniciaba tranquila, sólo los intensos movimientos relacionados con la cosecha daban vida al pueblo. Pero poco a poco Chillar despertaba, y el movimiento que toda Nochebuena promueve se hacia cada vez mayor, alcanzando su clímax al final de la tarde.
A las diecinueve , como todos los días la propaladora, instalada en los altos del cine , iniciaba su transmisión con su habitual marcha militar para seguir con el cantor de moda, Argentino Ledesma, interpretando "Silueta Porteña" o "Fumando Espero", que se ve eran del agrado de  Americo Zambruno , a cargo de pasar música y la publicidad.
Los comercios tenían un movimiento mayor al habitual, había mayor cantidad de gente en las calles, sobre todo en la calle  comercial céntrica, que mostraba que era un día diferente.
Hacia el anochecer poco a poco la actividad decrecía y para las veintiuna la propaladora se llamaba a silencio, y éste se adueñaba de todo el pueblo, permitiendo escuchar el antiguo Ruston de dos cilindros que proveía de energía. Silencio roto de tanto en tanto, por el silbato de algún tren de carga o de algún camión con su carga de cereal, apurado por llegar, entre ellos hubo uno que siempre se hacia notar y era el Internacional de los Fantaguzzi, inconfundible roncador por su escape libre, que llegaba sobre el filo de la medianoche y su atronador estruendo en su tránsito por la calle central parecía querer decirnos,"llegué".
Las calles para esa hora estaban desiertas, la mayoría en sus casas, reunidos alrededor de la mesa familiar, en el interior o al aire libre, en los patios.-
Era cura párroco el Pbro. José Giunta, tenia la costumbre de pasar música navideña, antes de la tradicional misa del gallo, de los parlantes ubicados sobre la torre del templo o a través de la propaladora a partir de las ventidos treinta, se podían escuchar tradicionales cánticos y villancicos, por medio de los discos de pasta de 78 rpm y a razón de una púa por disco, la emision finalizaba con el sonido de las campanas del Vaticano, y a continuación, las campanas del templo tocadas al vuelo iniciaban el llamado y la invitación a concurrir a la tradicional misa del Gallo.
 Esta era celebrada con el templo engalanado y a pleno, acompañada por el coro de niñas a cargo de la hermana Manuela, finalizando con el tradicional beso al Niño Jesús.-
Para la hora una, ya del 25, estaba anunciado el baile tradicional que se llevaba a cabo en la cancha de básquet del Club Independiente, amenizado por la orquesta local de los Hnos. Ferraro. Mientras otros ya casi despuntando el alba,salían con su guitarra o munidos de un acordeón a tocar y cantar  serenatas.
El baile ha terminado y en grupos, la mayoría a pie, se dirigía a sus casas, a tomarse un breve  descanso y a prepararse, el día preanunciaba ser caluroso y había que darse un chapuzón ¿ dónde?, en la laguna La Barrancosa.......

Orquesta Hnos Ferraro