LOS TALLERES MECANICOS

En la medida en que se fue conformando el primitivo núcleo poblacional, se hacia necesario satisfacer sus necesidades, ello fue lo que  dio impulso a  la apertura de Almacenes de Ramos Generales, Restaurant, Hoteles, Herrerias,Panaderias, etc.No pasaría mucho tiempo para hiciera su aparicion una nueva e indispensable actividad: El Taller Mecánico del Automóvil
 En 1912 año de la Fundación de Chillar, el parque automotor en el país era reducido pero en sostenida expansión,a partir del primer patentamiento,realizado en 1895 de un automóvil Benz traído  por Dalmiro Varela Castex.Un 11 de junio de 1904 se fundaba  el Automóvil Club Argentino y en 1913 ,la Ford Motor Co,inauguraba su sucursal en nuestro país-la primera en Sudamérica-que proveería por miles  su  Modelo “T” que se contará entre  los primeros automóviles que circularán por las Calles de Chillar.
No podemos dejar de mencionar que en 1912 ,Anasagasti,que había estudiado en la Universidad de Bs. As y especializado en automóviles en Italia  comienza comercializar su automóvil ,un Doble Phaeton fabricado en sus talleres con componentes importados y otros fabricados aquí, constituyéndose en uno de los primeros exponentes de  la industria automovilística nacional. Por ello no es  aventurado inferir que Carlos Capelo haya tenido en cuenta ese hecho para nominar  a su taller mecánico inaugurado en 1916 (seria el primero), “El Auto Argentino” que se anunciaba como Taller Mecánico y Garage ,con el complemento de la Soldadura Autógena.
.Mientras tanto el parque automotor crece vertiginosamente,tanto es así que  en el breve lapso de 1920 a 1930 pasa de 48.000 a más de 430.000 unidades,lo que daba un promedio de un automovil cada 28 habitantes,cifra que recien se volveria a repetir en 1958.
En el año 1924 el numero de automóviles existentes en nuestro país superaba en un 50% a  la suma de los automóviles del resto de países sudamericanos en conjunto  lo cual da una idea cabal de la importancia relativa del parque automotor y del potencial económico de nuestro país.
Eso hace que el número de automotores en Chillar y su zona de influencia aumente considerablemente y de lugar en los años siguientes a la instalación de nuevos talleres sumandose al de Carlos Capelo, como los de:
Valentín Ragher.Taller Mecánico Moderno de Precision, con tornería. Engrase automatico.Reparaciones en General.
Vicente Fratantueno: Taller Mecánico y Garage de.Venta de Autos y Camiones
Especialidad en instalaciones eléctricas y ajuste de Motores.Rectificacion de cilindros realizado en la Capital Federal, garantizando su trabajo.
Repuestos, Accesorios y Neumaticos.Agencia de la Batería Prestolite.
Juan Silvagni:Taller Mecanico. Muy bien equipado Reparaciones en general. Torneria
José Vivarelli Borri: Taller Mecanico.Repuestos en General.Agencia “Chevrolet” y Maquinas “Deering”.Neumáticos “Firestone”.Lubricantes “Mobiloil”.Surtidor de Nafta y Lavadero.Este ultimo se constituía en el taller de mayor envergadura y amplitud,abarcando la atención de Automoviles ,Tractores y Maquinas agrícolas,lo que implicaba contar con un importante plantel de mecanicos bajo la batuta de un Jefe de Taller.En el hicieron escuela algunos que luego al momento de reducir su actividad a mediados de los 40 pasaron tener su propio Taller Mecanico,es el caso de Americo y Bautista J.(Pocholo) Cristino,el primero especializado en Tractores ( Recibió Capacitacion Especifica  en la Agencia Central)y el segundo a los automóviles y Jose Mendez(habia sido Jefe de Taller) que monta su Taller Mecanico y Herreria antes de emigrar a Buenos Aires.
Saadi Sarramone (Al fallecer lo suceden Calá-De Luca):Taller Mecanico.Venta de Repuestos.Surtidor de Nafta.Lavadero y Engrase.Chapa y Pintura.
Hnos Alberti:Dedicado a Maquinas Agrícolas.Soldaduras Autogena y Electrica.
Jose Bayle: Taller Mecanico-Reparaciones en General-Soldadura Autogena.
ROAS SA(Subagencia Ford).Taller Mecanico-Venta de Repuestos-Surtidor de Nafta-Lavadero.En este caso se construyo de ex profeso,un Edificio Moderno y funcional para albergar un Taller de grandes dimensiones, Lavadero,Deposito,Oficinas y Salon de Ventas.
Sueyro:Taller Mecanico-Reparaciones en general.
 “San Cristobal”.(De Alfredo Melchior y Pedro Barriola,mas tarde pasaria a ser el Taller “Luciano”)Taller Mecanico -Reparaciones en general-Ajuste de Motores en Banco-Pintura-Soldadura Autogena y Electrica-Surtidores de Nafta y Gas Oil-Poseia Generacion Electrica Propia.
Taller de Pocholo Cristino(Der arriba)
A lo largo del tiempo,terminaron por prevalecer los Talleres atendidos por sus propios dueños,en forma individual o excepcionalmente en sociedad,dedicados con exclusividad a la Mecanica mientras que los emprendimientos multiples como el  de Vivarrelli Borri terminaron por prescindir del Taller,manteniendo las demas actividades o el caso de ROAS que cesaria totalmente  su actividad al cabo de algunos pocos años,señal que la oferta de servicios era superior a la demanda.
La Segunda Guerra Mundial, incidiria negativamente sobre la actividad al cerrarse la importación de automóviles por espacio de siete años, lo cual  detiene la expansión del parque automotor y provoca la escasez de repuestos.
La tarea de los mecánicos tenia mucho de artesanal y debían recurrir al ingenio para poder hacer funcionar los automóviles de entonces.
No exento de sacrificios,pues se puede decir que Vivian en el Taller,trabajando sin horarios,con breves interrupciones para el almuerzo en “casa”,para retornar de inmediato e iniciar la larga jornada vespertina, hasta bien entrada la noche.
Panoramica del Taller de Pocholo Cristino

El ambiente de trabajo estaba muy lejos de ser el ideal,lo que mas abundaba era la precariedad,desde el local,poco iluminado,no adaptado a las variaciones climaticas,pasando por las condiciones propias de la tarea, íntimamente hermanada con la suciedad  hasta llegar a las herramientas,modestas en general ,aspectos que quedaban relegados frente a la pasión  por los fierros ,el orgullo por realizar un buen trabajo y poder dar satisfacción al cliente ,aspectos que tambien prevalecían por sobre las consideraciones económicas.
Pasion y entusiasmo contagiosos que despertaba el interes de los chicos por la “mecanica” ello hacia que no hubiera taller que no contara con al menos un aprendiz mientras todavía cursaban la primaria o apenas salidos de ella.
Es tambien el caso de quien esto escribe,que con sus doce años tuvo la oportunidad acceder a una invalorable experiencia  en el Taller “San Cristobal”.-

Los SASTRES

El  sastre es la persona que ejerce el oficio de la sastrería, un arte dedicado a la creación de prendas de vestir principalmente masculinas (traje, pantalón, chaleco) de forma artesanal y a medida, o sea, diseñando exclusivamente de acuerdo con las medidas y preferencias de cada cliente, obviando el  uso estandarizado de talles.
En la época de las décadas del 30 al  50 el uso y las costumbres imponían la elegancia y la formalidad en el vestir, detalle de interés primordial de la gente
Un aspecto que no hacia distinciones sociales ni del acto,sea la Vuelta al Perro,una Ceremonia Religiosa,un espectáculo Deportivo o un Baile Popular,en todos ellos el traje y corbata se constituía en el común denominador de la elegancia masculina(incluyendo a los niños,que lo usaban con el pantalón corto).
Si bien en forma paulatina las Tiendas “La Mundial”,”La Imperial;”Casa Torta”, “Casa Atue,”Casa Boo” (posteriormente Casa Mozo) entre otras ponían a disposición de los clientes variedad de prendas de confección, muchos preferían la hechura a medida y allí estaban Ernesto Astorga,  Pedro Boca y Roberto Fitte para satisfacerlos.

Con el “centímetro” de hule al cuello (amarillo y números negros) siempre prestos  a recibir al interesado para tomarle las medidas y luego poner a disposición los distintos muestrarios para que eligiera la tela de su preferencia y combinar la fecha de la primera prueba, que podía demorarse  algunos días si debía recurrir al Comisionista Vidal para traer la tela desde Buenos Aires.
Luego procedía a diagramar los moldes de papel y a continuación  distribuirlos e hilvanarlos  sobre la tela, hecho esto era el turno de cortar las piezas haciendo uso de las enormes tijeras, específicas de los sastres, que junto a las agujas y el dedal se cuentan entre las herramientas que el sastre usa para su trabajo. El dedal es sin fondo, pues las puntadas se dan empujando la aguja con el costado del dedal, lo que permite mayor rapidez, y no por el frente como lo hacen las modistas. "Costurero sin dedal, cose poco y cose mal", dice el refranero popular. Asimismo, utilizan agujas más cortas que las usadas por las modistas. La pesada plancha, la máquina de coser, el "centímetro", alfiletero, alfileres y tiza o piedra de marcar completan la nomina básica de sus herramientas.  
Cuando las piezas estaban terminadas se montaban e hilvanaban y se realizaba  la primera prueba con el cliente para "aplomar" la prenda. Si esta "tira de un lado" se dice que está "desaplomada". Por el contrario, entre los sastres cuando una prenda sienta bien, se dice que "la pieza está bien aplomada".
Los sacos y abrigos "se armaban" mucho, buscando darles formas rígidas, colocando en el interior diversas capas de entretelas  que se "picaba" (cosía) a la tela, más las “hombreras”.
El mayor esmero estaba en la confección del saco. Esta parte del traje debía llegar a los límites de la perfección, pues el destinatario debía lucir con él, una figura atlética, elegante, con mangas sueltas y de justo doblez sobre las muñecas. El borde inferior debía ser perfectamente redondo, y los hombros debían lucir lisos, parejos, marcando una perfecta contextura física, que en la mayoría de los casos el cliente no tenía.
La hechura no era la única ocupación de nuestros sastres, también se dedicaban a modificar y/o entallar trajes de confección adquiridos en las Tiendas o provistos por ellos mismos pues con el correr del tiempo, uno a uno, fueron adicionando a la Sastrería un Salón de ventas de ropa de confección de fabrica.Una reforma característica de esos tiempos,era acortar los pantalones largos para hacerlos cortos,pues los trajes eran adquiridos en base al talle ,que en muchos caso se correspondían con el talle de un adulto,pero la edad obligaba (aunque fuera un grandulón) a adaptarlos  a la moda vigente del Pantalón Corto.
En ese caso la parte parte inferior sobrante era aprovechada  para confeccionar un Pantalón corto para algún miembro menor de la familia.
La inexistencia de una Tintorería(x) hizo que los sastres tomaran para si aunque parcialmente ese Servicio,es el caso de Roberto Fitte, quien  instalo su Sastrería  por varios años en una vivienda familiar ubicada sobre Roca,frente a la Plaza,(allí nacería su primer hijo)antes de trasladarse a la calle Cortazar, además obraba como sede virtual del Club Independiente,del cual fue  dirigente vitalicio.

Su ayudante era el encargado de realizar el  servicio de limpieza (en forma manual y centrado en sacar las manchas con solvente)y planchado de Trajes,con retiro y entrega a domicilio,esto último a cargo de un menor,lo primero era sencillo ,mas complicado resultaba la entrega,el Traje recien planchado,era doblado convenientemente y envuelto en papel,"A ver ,Pibe ¡extendé el brazo!", sobre él cuidadosamente se colocaba el envoltorio en forma equilibrada y posteriormente  habia que afirmarlo en forma suave sobre el pecho,restando recorrer el camino al domiclio prefijado,donde luego de recibirlo no era inusual escuchar la queja o reprimenda por alguna arruga,producto de la caminata .A su cargo recaia la tarea de encender la Pesada Plancha de Carbón  y/o reponer la carga de carbón cada vez que era necesario.Paralelamente era iniciado en la costura,aprovechando los retazos de tela y cuando había adquirido suficiente practica se lo habilitaba para participar en la preparación de la piezas del traje,comenzando por lo mas sencillo:El Picado del Cuello(coser la entretela a la tela).A la edad de diez años ,quien esto escribe, estuvo desempeñándose en la función y sastrería descriptas .
(x).En los años 30 existio un Taller( asi se anunciaba) dedicado a la Limpieza y Planchado de Trajes y Sombreros .Ubicado al lado del Club Social,cuyo dueño fue Dionisio Jose Iturzaeta

Explosion insolita.....¡Susto y Risas!

Explosion insolita.....¡Susto y Risas!

Eran los tiempos iniciales de las carreras de los Ford T semipreparados,preparados artesanalmente y con los medios disponibles, qué, eran mas bien escasos, en los talleres de la Localidad, Juan Silvagni,pionero, tenia el suyo,”Pocholo” Cristino,(Foto,"Pocholo" Cristino,primero de la Izq y el Ford "T" de Titina Zabalsa)preparaba en su taller el Ford T de “Titina” Zabalsa y Ragher(Rayer) hacia lo propio con el suyo en su taller.
Salvo el primero,que era un personaje mas bien solitario,los restantes talleres,sin horarios fijos de apertura o de cierre, tenían nutrida concurrencia a toda hora,la mayoría a curiosear y de paso a comentar la actualidad,mientras el mate circulaba de mano en mano,sin detenerse nunca, salvo al momento de algún aperitivo o del “churrasquito” nocturno, qué, era el momento dedicado al auto de carrera, mientras que en la horas diurnas,se realizaban las tareas habituales de todo taller mecánico de entonces,en los cuales, un vehículo que ingresaba, podía tener una intervención menor,carburacion,encendido,reparar algún elástico,frenos,reemplazar algún
 casquillo de biela, cambiar una junta de la tapa o llegar hasta el desarme total de motor, para ajustarlo a nuevo y/o también desmontar la carrocería, dejar el chasis limpio,para luego rearmar todo y finalizar con la pintura.
Rottgger,mas conocido como Rayer,tenia su taller frente a la entrada de la cancha de Independiente, mecánica general y como anexo afilado de discos de arados,preparaba su Ford T,con la colaboración de Pedro Barriola y Alfredo Melchior,(concuñados)quienes habían instalado hacia poco un Taller Mecánico llamado entonces “San Cristóbal” (Hoy Taller Luciano),ambos solían concurrir por las noches y fue en una de ellas,que Rayer,se dispuso a soldar con la Autógena un conducto de admisión que había fabricado para su Ford T.La Autógena de entonces,necesitaba de la provisión de Carburo de Calcio,que venia en tambores de 20 kilos,cuyas piedras irregulares en forma y tamaño,se colocaban en el gasógeno, dónde por la acción del agua generaba el acetileno que combinado con el oxigeno alimentaba al soplete(hoy la tarea se ve facilitada por la provisión de acetileno en tubos, lo cual elimino el uso del gasógeno),dado que la tarea le iba a insumir bastante tiempo, buscó ponerse cómodo y para ello, tomó un recipiente de carburo vacío para utilizarlo como asiento y se dispuso a soldar cómodamente, en eso estaba, mientras los demás realizaban otras tareas, cuándo una intensa explosión sacude al Taller y a los presentes,todas las miradas se dirigen al soldador,y éste,de contextura física corpulenta, estaba de pie, con los antiparras colocados,con el alambre de fardo en una mano y el soplete en la otra, piernas abiertas,con la mirada perdida,sin entender lo sucedido, el tacho había desaparecido y sus pantalones rasgados, dejando al descubierto sus piernas.Pasado el primer momento de estupor y, al no haber secuelas físicas importantes,mas alla de algunas escoriaciones en las piernas,surge expontaneamente un coro de risotadas incontenibles.
Ahí Rayer,recuerda,que sin querer se había sentado sobre una bomba de tiempo, pocas horas antes había colocado sobre el recipiente una tapa de cilindros con agua para verificar si tenia pérdidas y parte del agua había ingresado al interior del recipiente, y tomado contacto con los restos de carburo,algo que no hubiera pasado a mayores,si no fuera, por que Rayer al sentarse encima,con su peso había cerrado herméticamente la tapa y así, el gas generado interiormente levantó suficiente presión como para producir una explosion,rasgar la chapa como si fuese papel y levantar sus mas de 90 kilos de peso un metro por encima ,hasta caer parado.Todo no paso de una risueña anécdota, que seria comentada y recordada por mucho tiempo.-

El auto de Carrera de Rayer