El Descanso: La Otra Estación

Si ha mediados del siglo pasado la Estación de FFCC de Chillar era un importante y activo centro de comunicaciones,movilizando cargas y pasajeros,poco a poco,con el paulatino aumento del transito automotor,merced a la pavimentación de la Ruta N°3 operada en los 30,se iba gestando otro centro activo paralelo,que respondería a esa nuevas necesidades, convirtiéndose por muchos años,en un virtual Parador ,Estación de Servicio y Estación Terminal de Ómnibus.(Fotografia "El Descanso" Hoy)









Fue pionero Don Clemente Melchior, quien previó la importancia de erigir un parador,en ese estratégico y entonces, visto desde el pueblo,remoto lugar,para brindar los servicios necesarios a quienes transitaban por la ruta:Comida,Alojamiento,Combustibles.
Asi erigió, un edificio acorde,dejando lugar para una espaciosa playa de estacionamiento,en cuyo extremo,cercano a la Ruta,montó un surtidor para expendio de nafta, más tarde le agregaría uno para gas oil,éste por mucho tiempo seria el único de la Localidad,ambos surtidores,de los accionados a “manija”,con su bomba reloj y los clásicos botellones de vidrio de cinco litros en la parte superior, mas tarde el surtidor de gas oil,por el volumen de venta, seria reemplazado por un surtidor eléctrico, con expendio litro a litro,todo un adelanto,el primero y único por mucho tiempo en su tipo en Chillar,para ello Don Clemente,ya había previsto contar con energía eléctrica propia,teniendo en cuenta que la Usina local,dejaba de proveer electricidad entre las ocho de la mañana y las cuatro de la tarde.
Lo de lugar remoto,no era un mero eufemismo,por esos años la localidad estaba poco extendida,la Avda Alsina,apenas entoscada,desde Cortazar a la ruta,sobre la mano derecha,no se habían abierto las calles y apenas contaba con un puñado de viviendas y el espacio entre Avda Del Valle ,la Ruta y Avda Barrere,era todo un baldío, la única vivienda era el chalet de Robbiani,sobre la ruta no había prácticamente nada además la Avda Barrere,recien seria asfaltada en 1954.
Unos años antes de esta fecha el incremento de la actividad había obligado a Don Clemente a ampliar las instalaciones,construyendo un comedor de mayor capacidad y agregar nuevas habitaciones.Al poco tiempo Don Clemente,cede el emprendimiento,(exceptuando el despacho de combustibles)a dos familias Masson,Don Santiago, recién llegado de La Pampa y Don Victorio,yerno de Don Clemente,que participan con ambos grupos familiares,es de hacer notar que el grupo familiar de Victorio Masson,se constituia,con sus casi dos decenas de integrantes , en el mas numeroso de localidad.
De manera que en esos días, el idioma alemán, el “alemán del volga” impregnaba el ambiente de “El Descanso”,del cual hasta el perro de Don Santiago, el “Bug”,formaba parte,como no podía ser de otra manera, solo recibía órdenes de su amo,¡en alemán!.
La actividad mayor era al mediodía y el almuerzo el convocante.La playa se atestaba de camiones y de ómnibus de larga distancia, éstos procedentes tanto de Buenos Aires como de Bahía Blanca o Necochea,coincidian pasado el mediodía, haciendo su parada larga para posibilitar el almuerzo de sus choferes y pasajeros,que eran esperados y guiados,por las hijas mayores de ambas familias,Nelly y Felisa de muy buena presencia e impecables en sus almidonados uniformes blancos,prestas a oficiar de “mozas”.A ello debía sumarse el movimiento de los pasajeros, qué descendían o ascendían allí, en los ómnibus que allí tenian su parada- no ingresaban a la localidad todavía,solo lo harian por unos años,en los 60,parando en el Bar y Restaurant de “Tita” Cepeda,(Hoy la edificación forma parte de la Cooperativa)sobre Cortazar,alli se expendían boletos,y los ómnibus ingresaban por San Martin y egresaban por Belgrano.
.Por ello no podía faltar el Mateo de Maria Mansilla, siempre enfundada en su clásico mameluco, qué solía poner en duda su condición femenina en quienes no la conocían, por eso no faltó un camionero qué, como al pasar, un día murmurara ¿”será nena”?,¿”será varón”?,del cual se acordaría por el resto de su vida,pues Doña Maria,de físico robusto, ahí nomás se le abalanzó,tomándolo del pescuezo, mientras le decía ¡Yoo,tee voy a enseñaar a vos lo que soy ,si....”.Menos mal que consiguieron separarla.Vale recordar los servicios de ómnibus de esa época, los nombres de las líneas permanecen,pero su condición y servicios eran muy diferentes al actual.El servicio entre Buenos Aires y Bahía Blanca,en ambos sentidos,lo realizaban dos empresas,por entonces en manos del Estado Nacional,”El Cóndor” y “Cnel Estomba”,en los 60 serian transferidos a su personal y “ El Cóndor” absorbería a la segunda.
La otra Empresa “La Estrella”,era de propiedad privada,casi una rareza,solo prestaba el servicio entre Necochea y Buenos Aires,mas un servicio entre Juárez y Buenos Aires,con un parque automotor reducido a cinco “Leylands”.Los choferes,usaban guardapolvo beige,con vivos azules y en el caso de “La Estrella”, también usaban la gorra vicera tipo militar,similar a la de los carteros o ferroviarios.”La Estrella” se expandiria en los años 60 y luego se asociaría a “El Cóndor”.Asi como los servicios no ingresaban al centro de Chillar,los servicios de “El Cóndor” y “Cnel Estomba”,tampoco ingresaban a Juárez, tenían su parada en “La Rueda”,entre ésta y la ciudad había un servicio complementario,el “local”,como se lo llamaba,con base en el Bar “Castilla”,que tenia un servicio que combinaba en horario con los nombrados,llevando y trayendo pasajeros,hasta que tiempo después,algunos servicios comenzaron a ingresar,parando en el Bar nombrado.Mientras que “La Estrella” tenia su parada en el Hotel “Armonía”,además era el punto de partida y llegada,para el servicio Juárez-Capital Federal y viceversa.-
Maria Mansilla 

Las desventuras de un peluquero II

Chillar,equidistante de Azul y Olavarria,asiento de sendas unidades militares,el regimiento de Artillería en la primera y de Caballería en la segunda,destinos donde muchos jóvenes chillarenses cumplieron con el servicio militar, solía ser lugar de paso de parte de esa unidades en una época en que las maniobras militares de campaña eran usuales.
Con mayor frecuencia por parte del regimiento de artillería de Azul que solía realizar sus periódicas maniobras en el campo de “Los Manantiales”,desde donde solían llegar los ecos de los disparos de cañon,provocando la vibración de los cristales de puertas y ventanas.En esos casos era usual ver el desplazamiento de vehículos militares por la localidad o del paso de la caballería (caballos de verdad,entonces) de Olavarria hacia o desde el lugar de maniobras.
En no pocas oportunidades el regimiento de artillería de Azul,habia acampado en las afueras de la localidad,estableciendo sus vivacs al lado de la Estación de FFCC o en el campo ubicado entre el Embarcadero del FFCC y la Ruta 3,en ese entonces campo abierto y allí estaban, cuando programaron un acto de Homenaje a San Martin,seguido de un Desfile y luego un espectáculo de confraternización Cívico-Militar.
Asi, a media tarde de un día de semana,encabezada por la banda militar,parte del regimiento se dirige marchando por Alsina y Cortazar al compás de los sones de marchas militares,hacia la Plaza.Un hecho inédito y nunca visto debía depertar la adhesión de la población y así fue.Los negocios cerraron sus puertas, el pueblo paso a tener un día festivo imprevisto,al que adhirio con su masiva presencia.
Transcurre el Homenaje al Libertador ,con el deposito de una ofrenda floral al pie del busto que lo rememora,por parte de las autoridades militares,acompañadas por las autoridades y personalidades civiles,el Delegado Municipal,el Cura Parroco,el Subcomisario,el Jefe de Correos,el Juez de Paz etc,luego de lo cual todos se dirigen a tomar ubicación frente al Templo para presenciar el desfile,que, con previa revista y presentación de armas como es de rigor, se lleva acabo ante una nutrida multitud que ocupa ambas veredas.
Cierra el desfile el desplazamiento de la Banda de Música, que luego se dirige hacia el frente de “Casa Mozo”,donde momento después,una vez producida la desconcentración,brindará para deleite de la multitud allí reunida,un concierto de música popular.
Por ahí alguien se anima,hace punta y entre vítores y aplausos inicia el baile,luego poco a poco se van sumando mas y mas y así entre pasodobles,rancheras,tarantelas y milongas la confraternización cívica militar llega a su clímax,y ya bien entrada la noche,todo llega su fin,la Banda se llama a silencio,aplausos,
saludos,despedidas, los militares se retiran a sus vivacs,y los chillarenses a sus casas,finalizando un día que será recordado por mucho tiempo y en algunos casos vuelto a recordar “nueve meses” después,con el fruto de un inequivoco testimonio de lo que fue la “Confraternización”.-
             Con todos esos movimientos no podía llamar la atención el deambular de algunos militares realizando compras o requiriendo algún servicio,y así fue como el peluquero Roncatti,debio atender la solicitud de “pelo y barba” de varios militares y, estaba en esos menesteres, atendiendo a un Oficial,dando las ultimas pasadas con la navaja, cuándo acierta pasar por el frente del local,una primorosa beldad, el Oficial al verla de reojo a través de la vidriera, instintivamente gira la cabeza,desencadenando la tragedia,el inevitable corte del cuello con la navaja, que asusta a Don Roncatti y, no es para menos, tenia en sus manos a un militar de Jerarquia y no deja de pensar por las posibles consecuencias,rápidamente con la ayuda de otros militares ,se logra detener la hemorragia y posibilitar su traslado para su atención, afortunadamente no pasó a mayores,pero al Oficial, la cicatriz le quedaria de por vida y el pobre Roncatti,cargará por años con el sambenito de haber, “casi degollado a un militar”.
Esa acción, ajena e involuntaria , provocaría el temor y la reticencia de muchos a ser afeitado por él.Temores infundados por cierto,pues Don Roncatti tenia una excelente mano para ello,doy fe.-